20 oct 2020

Ir a contenido

Las últimas visitas de Rajoy a Catalunya

El presidente del Gobierno central apoyó a Albiol en siete ocasiones durante la campaña del PPC y en días previos

ANA LERÍA / BARCELONA

Mariano Rajoy, en una comparecencia de urgencia ante los medios, en una foto de archivo.

Mariano Rajoy, en una comparecencia de urgencia ante los medios, en una foto de archivo.

La tensión política en Catalunya a cuentas del debate soberanista se prolonga, al menos, desde el 2012. El 28 de octubre de aquel año, el presidente del Gobierno centralMariano Rajoy, hizo una visita a Barcelona, donde pronunció una frase que bien podría corresponder al momento actual: "Es muy triste que un servidor público proclame que se saltará la ley a la torera".

En aquella ocasión, Rajoy viajó a Catalunya para "ofrecer un proyecto de diálogo y de concordia", aunque después de que Junts pel Sí y la CUP aprobaran en el Parlament la declaración de inicio de ruptura con España el pasado 28 de octubre (justo tres años después), parece que aquel proyecto no llevó a ningún puerto. 

El punto de inflexión puede situarse en el 9-N del 2014 porque supuso uno de los mayores choques institucionales con la celebración de un proceso participativo que llevó a declarar como imputados el pasado mes de octubre al actual 'president' en funciones, Artur Mas, a la 'consellera' d'Ensenyament Irene Rigau y a la exvicepresidenta del Govern Joana Ortega

Con aquellos litigios en el aire, en febrero de 2015, Rajoy se acercó a Peralada, donde compartió un almuerzo con su homólogo francés, Manuel Valls, y con Mas. Se citaron después de inaugurar en territorio galo la interconexión eléctrica de muy alta tensión (MAT) entre ambos países. Fue el primer encuentro entre presidente y 'president' después del 9-N. Hablaron lo mínimo, casi nada.

CAMPAÑAS ELECTORALES

Después, el presidente fue a Barcelona y Tarragona durante la campaña electoral de las municipales y autonómicas de mayo. Habló de su gestión para salir de la crisis y acusó al Govern de Mas de generar "inestabilidad" con el proceso independentista cuando se atisba el final de la crisis. En Tarragona también mencionó las encuestas y auguró que, a pesar de los ellas, los resultados electorales serían mejores. Pero se equivocó. Los populares perdieron gran parte de su poder en ayuntamientos y autonomías. Lo dejó claro con un contundente: "la corrupción nos ha pasado factura" al referirse a los resultados en un acto del Cercle d'Economia el 31 de mayo.

En julio del 2015 llegó a Castelldefels acompañado de la líder del PPCAlicia Sánchez-Camacho y al candidato al 27-S Xavier García Albiol. En un acto de precampaña de los comicios del 27-S avisó al 'president' en funciones de que "quien no cumple la ley, tiene un problema". 

Y la campaña electoral y los días previos fueron el súmmun para justificar la presencia de Rajoy en Catalunya. Hasta en siete ocasiones acudió a actos para apoyar la candidatura de Albiol. Estuvo el 6 de septiembre en Lloret de Mar, donde aceptó el diálogo pero no "monólogos secesionistas". 

ARROPADO POR SARKOZY

En Lleida, el 13 de septiembre pidió el voto de los catalanes para "volver a la normalidad" y dejar el "disparate de Mas". Además, acusó al Govern de CDC de aprovecharse del derecho de autodeterminación para "engañar y distraer a la gente". 

Y como colofón, del 21 al 25 de septiembre hizo un 'tour' por Catalunya. En Badalona alegó a los problemas reales y acusó a la candidatura de Junts pel Sí de hacer campaña sin mencionar temas de gestión. En Reus y Girona hizo referencia al tema de la nacionalidad que tantos dolores de cabeza le ha traído y volvió a hablar de que él haría cumplir la ley. La última visita coincidió con el cierre de campaña. Estuvo respaldado en Barcelona por el expresidente francés Nicolas Sarkozy.

Y hasta ahora.