25 sep 2020

Ir a contenido

Pedro Sánchez reclama recuperar la jurisidicción universal

El candidato socialista propone derogar la reforma exprés del PP para España "pueda ser otra vez referente en defensa de los derechos humanos"

Roger Pascual

Pedro Sánchez guarda un minuto de silencio por los atentados de París frente a la sede de UGT en Barcelona, este lunes, junto a Miquel Iceta y Carme Chacón.

Pedro Sánchez guarda un minuto de silencio por los atentados de París frente a la sede de UGT en Barcelona, este lunes, junto a Miquel Iceta y Carme Chacón. / FERRAN SENDRA

Como respuesta al yihadismo tras los atentados de París, Pedro Sánchez ha reclamado que España recupere la jurisdicción universal para poder perseguir a los criminales fuera de sus fronteras. "Rectificar es de sabios y hay que dotar de más medios a nuestros policías y jueces", ha aseverado desde la sede de la Unión por el Mediterráneo en Barcelona, en referencia a la decisión del Gobierno del PP de enterrar los principios básicos de la justicia universal para contentar al Gobierno chino. 

El candidato socialista, que ha propuesto "una estrategia europea contra la radicalización yihadista", ha hecho esta petición para que España "pueda ser otra vez referente en defensa de los derechos humanos". El Gobierno español decidió en febrero del año pasado acometer una reforma exprésenterrando los principios básicos de la justicia universal y empujando a los tribunales españoles a archivar una investigación contra mandatarios chinos por el genocidio en el Tíbet. 

DENUNCIA CONTRA EL EXPRESIDENTE CHINO

China presionó al Ejecutivo de Rajoy para que cambiara la ley de la justicia universal en noviembre del 2013, cuando los tribunales españoles ordenaron la detención del expresidente Jiang Zemin, el exprimer ministro Li Peng y otros miembros de la cúpula del Partido Comunista Chino. El Gobierno cedió ante Pekín y respondió con una reforma exprés de la jurisdicción universal, un modelo a seguir hasta entonces para países de todo el mundo y de la que España había hecho bandera. El entonces portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, lo admitió aquellos días: hay que evitar, dijo, que esta ley lleve a "disputas inútiles que solo generan conflictos diplomáticos".