Ir a contenido

el pulso soberanista

Artur Mas recibe un "no tranquilo" de la CUP y pierde la segunda votación de investidura

El grupo de Baños rechaza las ofertas del candidato, pero deja la puerta abierta a un acuerdo

Junts pel Sí apremia a los anticapitalistas a alcanzar un pacto "en los próximos días"

Rafa Julve

 El diputado de la CUP Antonio Baños se dirige a la tribuna, en el segundo debate de investidura en el Parlament.

 El diputado de la CUP Antonio Baños se dirige a la tribuna, en el segundo debate de investidura en el Parlament. / FERRAN SENDRA

Artur Mas ha vuelto este jueves al Parlament como le conminó Antonio Baños en el primer debate de investidura, pero su regreso ha sido en balde. El líder de Convergència ha perdido la segunda votación del Parlament para lograr la reelección porque, igual que el martes, solo los 62 diputados de Junts pel Sí le han dado su apoyo. Los 10 representantes de la CUP se han mantenido firmes en su negativa, aunque la han calificado de "no tranquilo" para evidenciar que siguen dispuestos a seguir negociando, eso sí, a su ritmo. Por lo pronto, sumado su rechazo a los 63 escaños del resto de grupos, el 'no' se ha impuesto de nuevo por una diferencia de 11 votos, aunque la actitud de Baños, para sacudirse la presión o porque ven realmente luz al final del túnel, ha primado la predisposición a las críticas: "Tenemos el acuerdo al alcance de la mano". 

En esta ocasión a Mas le bastaba la mayoría simple para ser investido. Con dos 'síes' y ocho abstenciones de la CUP le hubiera servido, pero la fuerza anticapitalista no ha transigido con las últimas ofertas del 'president' en funciones: delegar gran parte de su poder en manos de un vicepresidente  (Oriol Junqueras) y otros dos 'consellers' fuertes (Neus Munté y Raül Romeva) y que el Govern presente en septiembre del 2016 una cuestión de confianza para que el Parlament (es decir, la CUP) examine su gestión y decida si hay que investir a otro presidente.

"Estas son propuestas que pretenden desbloquear una situación que no es buena para nadie. Esto paraliza el inicio de la legislatura", ha advertido el aspirante. "Somos 72 (soberanistas en la Cámara), dicen. Pues lo tenemos que demostrar. Si nadie mueve nada, los temas no resuelven. Es lo que nos ha pasado con Madrid", se ha despachado el líder de CDC con los anticapitalistas comparando su actitud con la del Gobierno de Mariano Rajoy ante las peticiones de un referéndum. Encima, les ha apremiado a llegar al acuerdo cuanto antes. "En los próximos días esto debería resolverse. Cada día que pasa es un día que va en contra", ha reclamado. Las elecciones generales están a la vuelta de la esquina y parte del soberanismo teme que un nuevo Ejecutivo central podría revolverlo todo o restar poder de atracción al soberanismo. 

Artur Mas: "Somos 72 (soberanistas), dicen. Pues lo tenemos que demostrar. Si nadie mueve nada, los temas no se resuelven. Es lo que nos ha pasado con Madrid"

También la portavoz de Junts pel Sí, Marta Rovira, ha subrayado la necesidad de que los independentistas certifiquen su unión "en los próximos días". Baños ha dejado claro que su grupo considera insuficiente el movimiento de Mas, pero ha mantenido la mano tendida al otro grupo soberanista. "Seguiremos anclados a la mesa de negociación", ha afirmado, pero también ha dejado claro a la otra parte que no será ella quien imponga los tempos por mucho que les den prisa. La CUP abordará la propuesta de Mas y el estado de las negociaciones el día 29 en una "jornada de debate" con la militancia.

HASTA EL 9 DE ENERO

Por primera vez desde la restitución de la Generalitat, el candidato a la jefatura del Govern ha sido rechazado en dos votaciones. Ahora corresponde a la Mesa de la Cámara, de acuerdo con los grupos y tras una nueva ronda de consultas de la presidenta Carme Forcadellmarcar en la agenda el próximo asalto. No hay límite de debates, aunque la fecha límite concluye el 9 de enero. Si entonces sigue sin haber consenso, se deberán volver a celebrar elecciones entre 40 y 60 días después. Con ese argumento han jugado ya varias veces Junts pel Sí y sus acólitos para presionar a la CUP. O Mas o volver a las urnas y dejar "encallado" el proceso soberanista.

Antonio Baños: "La CUP dirá hoy 'no', pero es un no tranquilo fruto de nuestras promesas. No cierra la puerta, sino que estimula a ir más lejos. No es un no 'enrocado'

Pero los anticapitalistas no se amilanan. Al menos, por ahora. Porque Baños se ha mostrado contrario a llegar al extremo de unos comicios anticipados y ha reiterado que la fuerza anticapitalista es la primera interesada en que el proceso soberanista no salte por los aires por la falta de un acuerdo, pero ha recordado que "con otro nombre" como candidato ya habría presidente. También ha respondido a Mas que su partido "se ha movido" para seguir avanzando hacia una posible alianza y le ha reclamado que vaya "más lejos" si quiere 'fumata blanca'. "Prefiero un 'sí' intranquilo que un 'no' tranquilo", le ha contestado el 'president' en el turno de réplica.

LA SUSPENSIÓN DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

El tira y afloja entre los dos grupos soberanistas ha vuelto a dejar en segundo término la contienda de Mas con el resto de la oposición, pero no le ha evitado que tanto Inés Arrimadas (Ciutadans) como Miquel Iceta (PSC) y Xavier García Albiol (PPC) le reclamaran con insistencia que acate la suspensión del Tribunal Constitucional de una declaración rupturista. que "pone en peligro el autogobierno".

"Nada nuevo en el horizonte. Estamos acostumbrados. Sabemos por ejemplo que el Gobierno español, en lugar de hacer política él, que es lo que le corresponde, utiliza el TC para hacer política. Y esa es la señal del inmovilismo ante la realidad catalana". ha contratacado Mas. El mandatario nacionalista ha sacado pecho de haberse zafado el 9-N y haber puesto las urnas pese a las resoluciones judiciales.

"NO DEJE CATALUNYA EN MANOS DE LA CUP"

Al margen de Lluís Rabell (Catalunya Sí que es Pot), que ha repudiado la resolución independentista y ha insistido en la necesidad de un referéndum pactado, los tres grupos contrarios a la secesión han reclamado al dirigente de CDC que "no deje en Catalunya en manos de la CUP" y no "devalúe" la presidencia de la Generalitat delegando algunas de sus atribuciones a otros cargos del Govern o proponiendo una cuestión de confianza. 

El jefe del Govern en funciones ha negado la mayor y ha aseverado que sus movimientos no hacen más que responder al "mandato de las urnas"."Si quisiera ser presidente del Govern a cualquier precio, hoy ya lo sería", ha respondido a los otros grupos de la oposición. "Y si usted no fuera el candidato de Junts pel Sí, ya tendríamos 'president", le ha devuelto Iceta en la contrarréplica. Baños le ha dado la razón.