Ir a contenido

Herrera: "Mas es un 'broker'"

El líder de ICV dejará la primera línea de la política en marzo para dedicarse a la abogacía

NEUS TOMÀS / BARCELONA

Joan Herrera, este jueves en Barcelona.

Joan Herrera, este jueves en Barcelona. / FERRAN SENDRA

Llega relajado, cosa que no es muy habitual en los políticos. Hasta el mes de marzo, cuando Iniciativa celebre su asamblea, Joan Herrera seguirá al frente de la coalición pero escuchándole transmite la sensación de que ya ha empezado a irse (sabiendo que aunque en su nueva etapa como abogado no abandonará el activismo político). Asegura que el mal resultado obtenido el 27-S no ha tenido nada que ver en su decisión pese a que reconoce que fue una campaña «mal ejecutada con una imagen excesivamente sucursalista respecto a Podemos» y lamenta que su gente haya sido víctima de una «campaña sucia» en la que se intentó situar a los ecosocialistas en el bloque del PP.

«Me han pedido que fuese a Madrid pero no me parece atractivo. Tal vez el cuerpo me pedía que lo aceptase, pero el corazón me decía lo contrario».

Para él no hubiese sido una experiencia nueva. Fue diputado en el Congreso durante dos legislaturas. Ya en la primera descubrió que Alfredo Pérez Rubalcaba era un hábil negociador y pese a sus discrepancias sobre economía entabló amistad con Edu Madina. Logró convertirse en una de los parlamentarios revelación de la Cámara, según los periodistas que trabajaban allí a diario. Pero su esfuerzo no fue recompensado en las urnas y en las generales del 2008 y con el 99% del voto escrutado, ICV perdió en directo para todas las televisiones su segundo representante. Esa noche, Herrera pensó en tirar la toalla.

Recuerda con cariño la etapa del tripartito aunque lamenta que se impusieron las decisiones de los socialistas. Cuando se le pregunta por qué no levantaron más alfombras recuerda que fue un conseller de ICV Salvador Milà quien llevó a los tribunales el caso Adigsa, una parte del cual se ha archivado mientras otra está pendiente de juicio.

«TODO O NADA»

Sobre el llamado procés se muestra muy crítico con el papel jugado por Artur Mas pese a que durante unos meses Herrera, federalista confeso, fue de los que estuvo más de una vez en el despacho del presidente de la Generalitat para intentar encauzar el camino del derecho a decidir. «Mas es un broker, no es un político. Es un gran superviviente que se mueve por el tacticismo». Preguntado por si en algún momento se sintió utilizado por el líder convergente, asegura que no, aunque deja claro que, en su opinión, Mas trató de hacerlo: «Es capaz de utilizar a todo el mundo. Nosotros no nos dejamos pero él [Mas] lo intentó».

Reconoce que la propuesta de ICV aún no seduce como el independentismo pero está convencido de que es la vía que acabará triunfando. De ser así, él seguramente lo verá ya desde la barrera.

0 Comentarios
cargando