Ir a contenido

El juez de El Vendrell analiza la documentación del último maletín atribuido a Rosell

La defensa del director de Infraestructures insiste en que la documentación es intrascendente y que solicitará levantar el secreto de sumario

RAFAEL MORALES / EL VENDRELL

El juzgado de instrucción número 1 de El Vendrell, que investiga el denominado 'caso del 3%' sobre las presuntas comisiones que pagaron empresarios a cambio de adjudicaciones públicas, está analizando la documentación del cuarto maletín atribuido al director general de Infraestructures de la Generalitat, Josep Antoni Rosell. "Vamos a pedir el levantamiento del secreto de sumario porque consideramos que la información es intrascendente", ha informado Jordi Ventura, abogado de Rosell.

En dependencias judiciales se está tomando acta del contenido de la documentación del último de los cuatro maletines estregados a la investigación por un presunto amigo de Rosell. La semana pasada la Guardia Civil descargó en los juzgados de El Vendrell cuatro maletitnes y una caja de seguridad de los que no se ha especificado el contenido.

Fuentes próximas a CDC explicaron que en la caja de seguridad había 80.000 euros en metálico y diferente documentación relacionada con las empresas en las que anteriormente había trabajado Rosell. Su abogado no confirmó si entre esta documentación había alguna relacionada con las empresas que ejecutaron el proyecto del canal Segarrra-Garrigues, tal como se informó la semana pasada.

LA CADENA DE CUSTODIA

Fuentes cercanas a la investigación informaron de que Rosell entregó a un amigo la caja de seguridad y los maletines después de los registros en diferentes despachos empresariales y de CDC que se realizaron en agosto. El citado amigo los habría entregado a la Guardia Civil después de las detenciones de 11 personas, entre las que se encontraba Rosell, el pasado 21 de octubre.

La defensa de Rosell se quejó de que se habría roto la cadena de custodia y se ha desentendido en todo momento de los maletines y de la caja de seguridad, que para abrirla fue necesario llamar a un cerrajero. "No tenemos miedo de nada, queremos dar explicaciones si sabemos de qué se nos acusa", manifestó en alusión al levantamiento del secreto de sumario que solicitará próximamente.