Ir a contenido

Herzog pide al Gobierno que suspenda ya la autonomía catalana

El líder de UPD apoya a Montoro y pide a Rajoy que deje de "financiar la independencia" y que las ayudas a Catalunya sean "finalistas"

PATRICIA MARTÍN / MADRID

El líder de UPD, Andrés Herzog, en la rueda de prensa que ha ofrecido en la Moncloa tras su reunión con Mariano Rajoy.

El líder de UPD, Andrés Herzog, en la rueda de prensa que ha ofrecido en la Moncloa tras su reunión con Mariano Rajoy. / EFE / CHEMA MOYA

El líder de UPD, Andrés Herzog, se ha reunido este martes con Mariano Rajoy dentro de la ronda de contactos que el presidente ha promovido en los últimos días para articular un frente común antisecesionista. Después de que el presidente abriera a primera hora de la mañana las puertas de la Moncloa a Josep Antoni Duran Lleida, en un encuentro en el que el democristiano ha demandado al jefe del Ejecutivo una respuesta "política y atractiva" para Catalunya, Rajoy ha escuchado como UPD le planteaba radicamente lo contrario.

Herzog ha pedido por ejemplo a Rajoy que active ya el artículo 155 de la Constitución que permite suspender la autonomía catalana, para responder a la "presión de los golpistas" y "desmontar lo que ya han puesto en marcha", en referencia a las estructuras de Estado.

Asimismo el dirigente de UPD ha reclamado que la fiscalía apoye la querella contra Junts pel Sí y la CUP por conspirar contra la sedición que la semana pasada interpuso su partido. Por último, ha solicitado que el Gobierno "deje de financiar el independentismo" y que las ayudas monetarias a Catalunya sean "finalistas" y exclusivamente para pagar los servicios públicos esenciales. En este sentido, ha apoyado que el ministro de Hacienda, Cristobal Montorohaya amenazado este martes con cerrar el grifo a Catalunya.                  

"El Gobierno va a ir paso a paso", ha sido la respuesta que le ha transmitido Rajoy a sus demandas, según ha explicado Herzog en rueda de prensa. El dirigente de UPD ha entregado además a Rajoy una propuesta de acuerdo, una "alianza por la democracia" en su propia terminología, que reclama que el Estado recupere las competencias en educación, para que "se deje de adoctrinar en las escuelas", y acabe "con los privilegios" en forma de derechos históricos o forales que reconoce la Consitución.