Ir a contenido

Junts pel Sí abre el acuerdo con la CUP a otros partidos

"Responde a un mandato claro del 27-S", afirma Romeva

"Esta voluntad no quedará supeditada a las instituciones del Estado", promete Rull

FIDEL MASREAL / BARCELONA

Josep Rull, Raül Romeva y Marta Rovira, este martes en el Parlament.

Josep Rull, Raül Romeva y Marta Rovira, este martes en el Parlament. / FERRAN SENDRA

Los representantes de Junts pel SíRaül RomevaMarta Rovira (ERC) y Josep Rull (CDC) han defendido este martes el acuerdo de resolución con la CUP para abrir el camino hacia la independencia, porque, según ha afirmado Romeva, responde al mandato ciudadano del 27-S. Y al compromiso de su coalición en el programa. "Responde al compromiso que adquirimos como coalición de que esta legislatura fuera de transición, excepcional, que encaminara el país hacia la condición de Estado", ha afirmado el cabeza de lista.

Romeva ha abierto este pacto con la CUP a otros sectores: "Es importante ubicar esta resolución en el contexto del camino que estamos haciendo: que exige gestos y complicidades con formaciones diversas -la de la CUP es evidente- y la queremos abrir a otras fuerzas y otros espacios que comparten los principios democráticos y de regeneración institucional". Una referencia entre otros a Catalunya Sí que es Pot, quien este lunes ya hizo un guiño al bloque soberanista con el apoyo de cinco de sus diputados a Carme Forcadell como presidenta del Parlament.

"NO SE PUEDE PARAR"

Por su parte Marta Rovira ha destacado el llamado proceso constituyente entre los puntos del acuerdo alcanzado con la fuerza anticapitalista. Josep Rull, coordinador general de Convergència, ha puesto de relieve la solemnidad de la declaración de "inicio del proceso", que ha afirmado que no estará exento de "presiones y tensiones por parte del Estado". "Esta voluntad expresada por el pueblo no quedará supeditada a ningún acto que planteen las instituciones del Estado", ha asegurado. "No se puede parar", ha afirmado Rull, poco después de que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, anunciara que si el Gobierno ve visos de inconstitucionalidad en la declaración la impugnará ante el Tribunal Constitucional.

El dirigente de CDC ha cargado especialmente contra el Constitucional. "El TC ha sido usado políticamente como ariete por parte de los diferentes gobiernos para parlar las iniciativas desde Catalunya", ha denunciado, para explicar el punto del acuerdo que se desmarca de las resoluciones del TC.