alianza parlamentaria

Ciutadans, PSC, Catalunya Sí que es Pot y PPC firman el 'Acuerdo por el pluralismo'

Los cuatro partidos atacan a Junts pel Sí por quedarse con cuatro puestos de la Mesa del Parlament, donde quedan fuera los populares

Imagen del hemiciclo del Parlament.

Imagen del hemiciclo del Parlament. / JOAN PUIG

1
Se lee en minutos
RAFA JULVE / JOSE RICO / BARCELONA

Ciutadans, el PSCCatalunya Sí que es Pot y el PPC han firmado este martes el denominado 'Acuerdo por el pluralismo en el Parlament de Catalunya'. Los cuatro partidos, sin mencionarlo, cargan contra Junts pel Sí por haberse quedado con cuatro miembros de la Mesa, lo que deja uno para José María Espejo-Saavedra (C's), otro para David Pérez (PSC) y el último para Joan Josep Nuet (Sí que es Pot), quedando fuera a los populares. En el documento, los firmantes abogan por "defender los principios de proporcionalidad y representatividad en los órganos de la Cámara", incluidas también las comisiones y sus presidencias, el nombramiento de senadores por designación autonómica y la distribución de los grupos en el hemiciclo.

Noticias relacionadas

"Pedimos que todos los órganos parlamentarios reproduzcan proporcionalmente la composición de la Cámara, sin que ninguna fuerza política pueda tener mayoría absoluta, que no ostenta", sostienen en el acuerdo en reproche directo a Junts pel Sí. También reclama que el jefe de la oposición, en este caso Inés Arrimadas (Ciutadans), se sitúe como ha sido siempre en la fila posterior al Govern, enfrente del 'president'. La propuesta de Junts pel Sí era distribuir a sus diputados en las dos alas del hemiciclo y relegar al jefe de la oposición varias filas más atrás.

El documento apela a varios artículos del Estatut para justificar la reclamación de que los órganos de la Cámara reflejen el "pluralismo democrático", respeten a las "minorías políticas" y cumplan con la "proporcionalidad representativa" que emanó de las urnas el 27 de septiembre. Sobre el caso concreto del jefe de la oposición, cargo institucional reconocido y regulado por ley, los grupos firmantes recuerdan que debe tener "un rango visible de acuerdo con su relevancia política e institucional", algo que pasaría, defienden, por "darle la asignación del escaño en el hemiciclo en el lugar que se merece, como se ha acordado en otras legislaturas para la resta de jefes de la oposición".