Rigau asegura que se pedirá el archivo de la causa cuando hayan declarado todos los testigos.

La consellera de Ensenyament en funciones califica de "contrasentido" que la ilusión colectiva que se vivió el 9-N pueda considerarse un delito

Irene Rigau declara en el TSJC por el proceso participativo del 9-N, el 13 de octubre del 2015.

Irene Rigau declara en el TSJC por el proceso participativo del 9-N, el 13 de octubre del 2015. / FERRAN SENDRA

1
Se lee en minutos

Casi una semana después de su declaración ante el TSJC, la consejera de Ensenyament en funciones, Irene Rigau, ha explicado en una entrevista a TV3 que lo vivió "con serenidad" pero "molesta" por lo que considera una situación injusta con el Govern de la Generalitat. Cree, además, que es un "contrasentido" considerar delito la ilusión colectiva del 9-N y recuerda que por ello, los abogados -el suyo, de Artur Mas Joana Ortega-, pedirán el archivo de la causa después de que hayan declarado todos los testigos.

Rigau ha apuntado que el testimonio de la directora de instituto de Hospitalet que no dejó el centro para hacer el proceso participativo, ya no habla de órdenes del Departamento sino de información. La única directora que se negó a abrir el centro que dirigía para hacer el proceso participativo, ha cambiado el discurso en los últimos días y habla de la información que se trasladó de la posibilidad de que los edificios pudieran ser utilizados. 

Noticias relacionadas

Rigau ve "lógico" pedir el archivo porque queda claro que no hubo desobediencia. Destaca que durante 10 o 12 días, el proceso participativo fue considerado "una barbacoa" y de repente, "una ilegalidad". Por eso cree que si el Estado quería conseguirlo, tenía que proceder de otra manera.

La consejera de Ensenyament en funciones se ha defendido de la acusación de malversación de fondos y ha asegurado que se utilizaron ordenadores de la misma manera que se usaron sillas y mesas, pero que en ningún caso se adquirieron. Rigau cree que si acaba siendo inhabilitada lo que peor le sabría es no poder volver a hacer de maestra de escuela pública, porque quiere terminar su carrera profesional de la misma manera que empezó.