Ir a contenido

contrato electoral del principal partido de la oposición

El PSOE aprueba un programa casi idéntico al de Rubalcaba

Sánchez reproduce las medidas del texto de la conferencia política del 2013

Los socialistas prometen endurecer los indultos y las «puertas giratorias»

JUAN RUIZ SIERRA / MADRID

Los dirigentes socialistas Patxi López y Meritxell Batet, ayer en la sede del partido.

Los dirigentes socialistas Patxi López y Meritxell Batet, ayer en la sede del partido. / JOSÉ LUIS ROCA

Desde que Pedro Sánchez alcanzó el liderazgo hace un año y medio, el PSOE suele sacar pecho de su «renovación». El argumento se utiliza en los últimos días con más intensidad, y tiene mucho de cierto, ya que los socialistas han renovado cerca del 80% de sus candidatos al Congreso y el Senado. La más controvertida de esas nuevas caras, la exdiputada de UPD Irene Lozano, insiste, para justificar su incorporación, en que el PSOE ha «cambiado». Pero en materia de proyecto político, las líneas generales son exactamente las mismas que trazó el antecesor de Sánchez, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El principal partido de la oposición dio a conocer ayer el borrador de su programa a las generales del 20 de diciembre. La coordinadora del esfuerzo, la catalana Meritxell Batet, resaltó que en él han trabajado en el último año más de 700 personas. Sin embargo, las propuestas son casi idénticas a las que aprobó en su conferencia política del 2013, algo que la actual dirección considera «normal», ya que el trabajo que se hizo entonces fue «muy bueno».

EDUCACIÓN OBLIGATORIA HASTA LOS 18 AÑOS

Las principales novedades tienen que ver con el ámbito educativo, en el que los socialistas proponen ampliar el índice de escolarización hasta los 18 años, y no hasta los 16 (más información en la página 4). Pero en el resto de asuntos, el borrador, que pasará por un trámite de enmiendas de militantes y simpatizantes hasta su aprobación final a mediados de noviembre, reproduce las iniciativas que coordinó el ahora eurodiputado Ramón Jáuregui.

Si vuelven al Gobierno central, los socialistas se comprometen a aprobar medidas para acabar con la prostitución, recuperar la universalidad de la sanidad -que quieren incluir como derecho fundamental-, garantizar el acceso hospitalario de los inmigrantes, obligar a la Iglesia a pagar el IBI, reformar la ley electoral para desbloquear las listas, derogar el copago y limitar el indulto. Todas estas propuestas ya se encontraban en el documento de la conferencia política de hace dos años, cuya extensión es similar al programa de las generales: unas 300 páginas.

DESEMPLEO Y JUBILACIÓN

Sí que hay cierta novedad, en cambio, en materia laboral, donde el PSOE se ha desdicho de su compromiso de derogar toda la reforma del PP, ya que ahora no contempla aumentar las indemnizaciones por despido, que serán negociadas con los agentes sociales. Aquí los socialistas plantean rebajar a los 52 años la posibilidad de enlazar la prestación de desempleo con la jubilación, volviendo a la edad que el PP retrasó hasta los 55.

En regeneración democrática, los socialistas quieren endurecer las «puertas giratorias», prohibiendo que quien salga de la Administración se incorpore al sector privado en cinco años, y no en dos. Este es el área que dependerá de Irene Lozano, que ha sido incluida en el grupo de expertos encargados del programa electoral. Pero el borrador ya estaba prácticamente finalizado cuando la exdirigente de UPD se incorporó, el pasado viernes. Batet reconoció que Lozano no había «aportado nada».

El PSOE, en cualquier caso, aún tiene que presentar sus dos iniciativas más potentes: la reforma fiscal, que se conocerá el jueves, y la modificación federal de la Constitución, que se aprobará en noviembre.