Sánchez tiende la mano a Junts pel Sí para un "gobierno transversal" no independentista

El líder del PSOE reclama a Mas que no se eche "en brazos" de los "antisistema" de la CUP

Se han acabado los agravios, los frentes, los monólogos y el cruce de reproches, ha añadido el líder del PSOE. / DAVID CASTRO / VÍDEO: ATLAS

2
Se lee en minutos
JUAN RUIZ SIERRA / MADRID

 Pedro Sánchez ha tendido la mano este lunes, un día después de las elecciones catalanas en las que los independentistas ganaron en escaños pero no en votos, a la candidatura de Junts pel Sí para un “gobierno transversal” siempre que esta renuncie a la independencia.

Por un lado, el líder del PSOE ha reclamado al presidentArtur Mas, que no se eche en “brazos” de la CUP, que con sus 10 diputados se ha convertido en la gran revelación de esta convocatoria e indispensable para que la lista de Junts pel Sí (formada por CDC, ERC y representantes de entidades soberanistas, que logró 62 escaños, seis por debajo de la mayoría absoluta) llegue a la Generalitat manteniendo su hoja de ruta secesionista. “Es un partido antisistema, que quiere situar a Catalunya fuera de la legalidad, de la UE y del euro”, ha señalado Sánchez sobre la fuerza de izquierdas. Aun así, la propia CUP ya ha dicho que no investirá a Mas porque sería un “flaco favor” al proceso.

Por otra parte, el candidato socialista a la Moncloa ha argumentado que en Catalunya “no hacen falta otras elecciones”, sino un “gobierno transversal que garantice la gobernabilidad”. Y al mismo tiempo, Sánchez ha dicho que el líder del PSC, Miquel Iceta, sería el “mejor” presidente catalán posible, pese a haber logrado solo 16 representantes en el Parlament, un resultado que aun así permite a los socialistas salvar los muebles, dadas sus pésimas expectativas.

LA POSIBLE RUPTURA 

“Todos los partidos que abracen la reforma constitucional serán bienvenidos”, ha concluido el secretario general del PSOE. Una de las posibilidades que maneja el partido es que CDC decida aparcar su proyecto independentista y se sume al de un cambio en la Carta Magna, provocando así la ruptura con ERC dentro de Junts pel Sí.

Noticias relacionadas

“Se acabaron los agravios, los frentes, los monólogos y los cruces de reproches. Se tiene que abrir un nuevo tiempo de reformas”, ha explicado Sánchez, que ha vuelto a incidir, como el día anterior, en que el plebiscito sobre la independencia ha sido un “fracaso” al no cosechar la mayoría de los votos.

El candidato socialista a la Moncloa se siente optimista sobre sus posibilades en las generales de diciembre, a la luz de lo ocurrido el domingo en Catalunya. Considera que los malos resultados del PP en la comunidad autónoma (11 diputados) refuerzan su tesis de que el proyecto del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, está “agotado”. Y el batacazo de Catalunya Sí que es Pot, la marca bajo la que se presentaba Podemos, que solo logró 11 escaños cuando aspiraba a mucho más, muestra, ha dicho, “que solo el PSOE puede hacer frente a la derecha”.