CAMINO A LAS URNAS

Bruselas reitera que una Catalunya independiente quedaría fuera de la UE

La Comisión Europea insiste en que si una parte de un estado miembro se independizara, debería solicitar su ingreso en la Unión

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, en Estrasburgo.

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, en Estrasburgo.

Se lee en minutos

SILVIA MARTÍNEZ / BRUSELAS

La postura de la Comisión Europea sobre una eventual secesión de Catalunya no ha cambiado. "Si una parte de un Estado miembro deja de ser parte de ese Estado porque el territorio se convierte en un Estado independiente los Tratados ya no se le aplicarían", ha insistido este viernes Margaritis Schinas, portavoz del presidente de la Comisión Europea. Es decir, la nueva región se convertiría de facto, debido a su independencia, en un país tercero respecto a la Unión Europea que "podría solicitar de nuevo su ingreso" en este club.

Noticias relacionadas

"Es la postura que la Comisión Europea mantiene desde el año 2004 y que el presidente ya defendió durante la campaña (electoral europea)", reitera Schinas sobre un posicionamiento que se remonta al expresidente del Ejecutivo entonces, el italiano Romano Prodi, asumido después por el portugués José Manuel Durao Barroso y ahora por el democristiano luxemburgués. Lo que no ha querido aclarar es si esa salida se produciría de forma automática y si el Gobierno español ha solicitado algún análisis jurídico a los servicios legales de la Comisión Europea sobre las consecuencias que tendría una eventual independencia catalana.

La Comisión Europea no siempre ha sido tan clara respecto a este asunto y en algunos momentos ha jugado con cierta ambigüedad, como cuando hace dos años declararon que su papel no es posicionarse sobre un asunto constitucional de un Estado miembro y que, en todo caso, solo darían su opinión sobre las consecuencias legales si lo pide el Estado miembro afectado.