Ir a contenido

Foro Europa Ciudadana argumenta las "graves consecuencias" de una salida de Catalunya de la UE

El grupo de pensamiento independiente advierte que el nuevo Estado no podría estar en el euro, ni en el Tratado de Schengen, ni en el BCE

El Foro Europa Ciudadana ha analizado las "graves consecuencias" que tendría para Catalunya su independencia y ha expuesto siete razones por las que no podría seguir perteneciendo a la UE, ni al euro, ni al Tratado de Schengen y quedaría sin acceso a la financiación del Banco Central Europeo y a los fondos de cohesión. Este foro es un "think tank" -grupo de pensamiento- independiente que tiene como objetivo contribuir al debate de la construcción de la Europa del futuro promoviendo la participación activa de los ciudadanos.

Ante el debate soberanista en Catalunya y las elecciones autonómicas del próximo 27-S, este grupo de pensamiento ha llevado a cabo un estudio encabezado por su presidente y profesor de Derecho ConstitucionalJosé Carlos Cano, sobre lo que supondría la independencia de Catalunya. Esa separación tendría "graves consecuencias desde el punto de visto económico, social y jurídico para los ciudadanos y las empresas".

LAS RAZONES

La primera de las siete razones por las que cree que una Catalunya independiente no podría seguir perteneciendo a la UE subraya que este territorio no tiene una capacidad autónoma de participación institucional en la Unión Europea si no es en el marco de su pertenencia a España. Debería solicitar su adhesión a la UE y comenzar la negociación de los diferentes capítulos de carácter sectorial."Si se pidiese un proceso de secesión, los ciudadanos catalanes, al dejar de ser españoles, perderían ipso facto sus beneficios jurídicos como europeos", explica.

"Catalunya en España se beneficia de la ciudadanía de la Unión con el pasaporte comunitario, los derechos políticos en otros países de la UE y la libre circulación de personas en el espacio Schengen, y estas ventajas que repercuten sobre su estatus jurídico se perderían en un escenario de independencia", indica.

Asimismo, advierte de que las cuotas de España en las instituciones se verían mermadas y también tendría que renegociar su posición en la UE porque, al disminuir en población y PIB, dejaría de ser el quinto país por ambos conceptos y sería superado por Polonia.

EFECTOS ECONÓMICOS

El estudio subraya que la unanimidad para la adhesión de nuevos estados es un requisito explícitamente recogido en los Tratados Europeos y una oposición de España al ingreso de Catalunya en la UE "provocaría la paralización terminante de su candidatura".

A efectos económicos explica que la exclusión del sistema bancario catalán del paraguas financiero del Banco Central Europeo provocaría una depreciación inmediata en la moneda catalana, lo que aumentaría la inflación y un empobrecimiento generalizado de la sociedad del nuevo Estado catalán.

Del mismo modo, avisa de que la independencia de Catalunya exigiría una remodelación del sistema de convalidaciones y programas educativos.