Catalunya Sí que es Pot promete auditar la deuda del Govern

Propone un plan de rescate ciudadano y abre la puerta a desobedecer la LOMCE

El programa prevé crear un impuesto a la riqueza y tanta inversión social como la UE

RABELL, EN VIC3 El cabeza de lista de Catalunya Sí que es Pot, con candidatos y colaboradores de Osona.ROMEVA Y LLACH3 Los candidatos de Junts pel Sí participaron ayer en un acto conjunto en Puigcerdà.’SELFIE’ DEL PSC3 Miquel Iceta y Àngel Ros se hicieron una foto junto  con miembros de la candidatura socialista en Lleida.

RABELL, EN VIC3 El cabeza de lista de Catalunya Sí que es Pot, con candidatos y colaboradores de Osona.ROMEVA Y LLACH3 Los candidatos de Junts pel Sí participaron ayer en un acto conjunto en Puigcerdà.’SELFIE’ DEL PSC3 Miquel Iceta y Àngel Ros se hicieron una foto junto con miembros de la candidatura socialista en Lleida. / ACN / MAR MARTÍ

3
Se lee en minutos
FIDEL MASREAL / Barcelona

El programa electoral de Catalunya Sí que es Pot promete una auditoría de la deuda de la Generalitat. Una deuda generada, afirma, «por los incumplientos reiterados del Estado» y también por haber rescatado el sistema financiero «y otros grupos o proyectos empresariales (ayudas a bancos y cajas, autopistas, autovías, déficit tarifario de las compañías eléctricas...)».

Esta es una de las 100 medidas destacadas del texto tejido por la candidatura en la que confluyen ICV-EUIA y Podemos, y que ha sido elaborado con la participación de entidades sociales y aportaciones ciudadanas.

Del documento destacan promesas del ámbito social, como el llamado «plan de rescate ciudadano» en los primeros 100 días de gobierno. Aquí se incluyen medidas  como la «ley del mínimo vital garantizado» para asegurar la Renta Garantizada de Ciudadanía, «ninguna persona sin hogar», el derecho a la alimentación y el acceso a los suministros básicos, especialmente para los coletivos más vulnerables (familias, infancia, personas dependientes o con diversidad funcional y mujeres). «Apostamos por un sistema social en el que la ciudadanía tenga reconocidos unos derechos sociales básicos como derechos subjetivos y universales». Esta universalidad significa ofrecer estas prestaciones a todos los que las necesiten y no en función de una cantidad fija presupuestada.

INVERSIÓN SOCIAL / Una medida significativa, en términos económicos, es la promesa de que siempre que suba la riqueza (el PIB), Catalunya deberá invertir en salud, educación y servicios sociales lo mismo que la media de la UE. Con todo, la candidatura se da un plazo de ocho años, dos legislaturas, para cumplir esta ambiciosa promesa.

¿Cómo se sufragará todo este gasto social? La propuesta sobre impuestos de Sí que es Pot incluye gravar los niveles más altos de renta y establecer un nuevo impuesto sobre la riqueza, así como recuperar el impuesto de sucesiones.

En en el capítulo de salud, aparte del incremento de inversión, se prometen «salarios dignos» a los profesionales del sector, así como un plan de choque para reducir las listas de espera y «recuperar» prestaciones «cedidas a empresas de sanidad privadas».

DEROGAR LEYES ESTATALES / En materia educativa, el planteamiento de Sí que es Pot llega incluso a la desobediencia. Afirma el documento que se solicitará la derogación de la ley educativa del Gobierno del PP, la LOMCE, y, «si es necesario», se desobedecerá para garantizar el uso del catalán como lengua vehicular. El objetivo también es exigir la rectificación de la reforma universitaria, así como una nueva ley catalana de educación que garantice que sean públicos el «servicio, la titularidad y la gestión» de la educación. También se promete ampliar la red de guarderías de 0 a 3 años.

La LOMCE no es la única ley estatal que se exige derogar. También se fija este objetivo respecto a la ley de estabilidad Ppesupuestaria «para que se supedite la reducción del déficit a la rebaja de las tasas de paro, de la pobreza y del déficit fiscal». La ley, en todo caso, solo puede ser derogada en las Cortes españolas.

ALQUILER FORZOSO POR DECRETO / El bloque social del programa lleva a la lista que encabeza Lluís Rabell a prometer una reforma de la ley de servicios sociales para ampliar las prestaciones con financiación garantizada. En materia de vivienda, el programa plantea una ley de «segunda oportunidad» para «una reestructuración ordenada o una quita de una parte de la deuda o una refinanciación para personas físicas, garantizando la protección de bienes básicos». Y también destinar a alquiler social las viviendas vacías de larga duración, en especial las que están en manos de las entidades financieras y de la SAREB (el llamado «banco malo»). Y «decretar el alquiler forzoso de las viviendas vacías», modificando al alza la ley que ya ha puesto en marcha el Govern.

Noticias relacionadas

Hoy la candidatura hará público el texto y las 100 medidas más destacadas del mismo. El documento no será definitivo hasta que pase por el tamiz de una sesión de trabajo el próximo día 5, en la que se podrán introducir enmiendas y precisiones. En esa reunión se decidirá también cuáles de estas medidas son consideradas prioritarias.

En materia de transparencia y lucha contra la corrupción, Catalunys Sí que es Pot pretende ampliar la actual ley de Transparencia del Govern con «mecanismos independientes, protocolos de rendición de cuentas para cargos públicos y auditorías periódicas».  Y sobre la de participación ciudadana, se propone que si una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) no consigue prosperar como ley, se podrá usar las firmas favorables para convocar una consulta.