30 nov 2020

Ir a contenido

LAS VACACIONES DE LOS POLÍTICOS

Escapadas en familia para los nuevos líderes valencianos

Puig, Oltra y Ribó eligen el turismo rural y sin lujos para desconectar

LAURA L. DAVID / VALENCIA

El candidato del PSPV, Ximo Puig, durante su discurso de investidura en Les Corts valencianas.

El candidato del PSPV, Ximo Puig, durante su discurso de investidura en Les Corts valencianas. / MIGUEL LORENZO

Los nuevos líderes de la política valenciana se escaparán en agosto, durante pocos días, del calor de Valencia y de sus obligaciones al frente del Consell y del ayuntamiento. Abrumados por el trabajo que les queda por delante tras haber aterrizado en las instituciones el pasado mes de junio, tanto el tándem Ximo Puig-Mónica Oltra al mando de la Generalitat Valenciana, como el nuevo alcalde Joan Ribó coinciden en un modelo de descanso que tiene tres patas fundamentales: la familia, la montaña y la brevedad. Además, como la acción política de la que hacen bandera, no habrá excesos ni destinos lujosos para ninguno de ellos.

El presidente de la Generalitat Valenciana cargará las pilas durante diez días en su estimada Morella, localidad de la que fue alcalde durante 17 años, y a la que "se escapa siempre que puede", insisten desde su entorno. Se marchará allí el día 14 y se reincorporará a sus tareas el 24. Porque, como cada año, Puig ha hecho lo posible por cuadrar sus vacaciones con las fiestas locales de Sant Roc, donde son protagonistas los 'bous al carrer', y que se celebran pasado el puente del 15 de agosto. El presidente valenciano pasará allí los días con su mujer, sus hijos, su hermano y sus padres, además de almorzar con los amigos del pueblo, donde todavía conserva una buena cuadrilla. Por las mañanas, dará el paseo de rigor con su perro Pancho; una caminata de alrededor de una hora.

"¡'HAY TANTO QUE HACER!"

La vicepresidenta Oltra ocupará las funciones del cargo del presidente mientras Puig esté fuera. Pero la lideresa de Compromís no sabía aún a finales de julio si se marcharía de vacaciones. "¡Hay tantísimas cosas por hacer!", admitía, un poco desorientado, uno de sus colaboradores más próximos. Al final, estará fuera de sus obligaciones ocho días exactos. Será del 4 al 7 y del 24 al 27 de agosto cuando se tome unos días para estar también en familia, con sus hijos y su marido. No irá muy lejos; escapadas cortas a alguna casa rural y poco más.

Ribó es el más celoso de su intimidad. "No le gusta mucho hablar de estas cuestiones", explican del alcalde que destronó a Rita Barberá del consistorio valenciano. El nuevo edil se tomará "unos días" en la segunda mitad de agosto para estar "en contacto con la naturaleza", disfrutar de la montaña y "hacer deporte" junto a su esposa. Dónde exactamente se refugiará para desconectar es algo que Ribó prefiere no desvelar.