Ir a contenido

El PSC pide al PSOE «respeto» a sus ediles

Sánchez expresó su enojo por la adhesión de ayuntamientos socialistas a la AMI

JOSE RICO BARCELONA

La buena sintonía entre los líderes del PSOE y del PSC, Pedro Sánchez y Miquel Iceta, se ha resentido estos días ya de precampaña electoral. El pasado lunes, el secretario general del PSOE expresó a la dirección del partido su irritación con la cúpula de los socialistas catalanes por haber permitido que dos ayuntamientos gobernados por el PSC, Terrassa y Castelldefels, se adhieran a la Associació de Municipis per la Independència (AMI). La número dos de Iceta en la candidatura a las elecciones catalanas, Eva Granados, confirmó ayer que este enojo existe pero reclamó al mismo tiempo «respeto» por las decisiones de los alcaldes y concejales del PSC.

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Granados dijo desconocer si Sánchez ha transmitido personalmente a Iceta su descontento con los ediles de Terrassa y Castelldefels, pero inscribió el voto favorable de algunos de ellos a la incorporación a la AMI en las «lógicas municipales», que dan prioridad a la estabilidad de gobiernos de izquierdas.

Terrassa se convirtió el jueves pasado en la localidad de mayor población que forma parte de esta asociación, y lo hizo con el voto a favor de siete de los nueve concejales del PSC. El alcalde, Jordi Ballart, que dirige el ayuntamiento en minoría, fue uno de los dos ediles socialistas que se abstuvieron en una moción que contó con el apoyo también de ERC, CiU y la CUP. El PPC y Ciutadans votaron en contra y Terrassa en Comú se abstuvo. «La posición del PSC facilita lo que muchos ciudadanos de Terrassa quieren para su país porque detrás de los concejales independentistas hay miles de personas de la ciudad que son independentistas», justificó en el pleno el portavoz del PSC local, Amadeu Aguado.

Libertad de voto 

En Castelldefels, la portavoz socialista municipal y primera teniente de alcalde, María Miranda, dio libertad de voto a sus cuatro concejales, y todos votaron a favor de la incorporación a la AMI. «La decisión no comporta que el PSC de Castelldefels se haya vuelto independentista», aclaró la concejala socialista, cuyo grupo gobierna la ciudad junto con Movem Castelldefels -que ostenta la alcaldía-, ERC y Castelldefels Sí pot. La coalición desbancó del gobierno municipal al PPC, la fuerza que ganó las elecciones y que dirigió el consistorio en el mandato anterior.