Ir a contenido

EL 'ANNUS HORRIBILIS' DE UN CLAN

Adiós Pujol, hola nueva política

La confesión supuso un impulso para otras formas de entender la gestión de lo público

Varios analistas inciden en que el escándalo obligó a CDC a reformularse

XABIER BARRENA / BARCELONA

Un terremoto, no. Lo siguiente. Catarsis. Refundación. Quizá un exorcismo. En definitiva, el fin de una era y el trampolín para el nacimiento de otra etapa política. De otra forma de hacer política.

Varios analistas consultados por este diario coinciden en que la confesión de Jordi Pujol de que ocultó fondos en el extranjero durante 34 años contribuyó al 'reset' definitivo. Xavier Bonal, profesor de Sociología de la UAB, lo resume de la siguiente manera: «El 'caso Pujol' se suma a tantos casos de corrupción que suponen la gota que colma el caso y causa la aparición de la nueva política».

En opinión de Bonal, «existe lógicamente una crisis enorme de legitimidad del nacionalismo conservador porque se pone en cuestión qué se ha estado haciendo desde el punto de vista de negociación con Madrid durante 23 años de pujolismo». Y añade: «De manera casi sorprendente, CDC ha sido capaz de reinventarse, aunque el lastre del 'caso Pujol' es muy grande. El posicionamiento cada vez más claro del president Artur Mas con el independentismo sirve como huida hacia delante».

PARTIDO GROGUI

El también sociólogo Salvador Cardús matiza que Convergència resultó muy afectada y fue víctima de la «crítica partidista fácil». «Pujol hacía 10 años que estaba retirado, pero la confesión dejó al partido grogui», dice. En cualquier caso, añade, todos los partidos tendrán que refundarse. Está seguro de que sin el 'caso Pujol' -«que es pasado» y el independentismo ya lo descontó en el 9-N»- habría pasado lo mismo.

El periodista Toni Aira abunda en la tesis de la regeneración y entiende que CDC ha visto impulsada con la confesión de su fundador su voluntad de reinventarse. También destaca que «una parte sustantiva de la sociedad quiera dar por superada» una etapa, mientras que Josep Maria Álvarez, líder de UGT en Catalunya, subraya que muchas personas no entenderán el alcance de lo sucedido hasta que haya una sentencia, por lo que pide celeridad a la justicia. Además, explica que Convergència se ha visto menos perjudicada «de lo que cabía esperar» porque Pujol llevaba retirado hace años y Mas «ha sabido colocar a CDC en otra dinámica».

«Lo peor es que si no hubiese sido el propio Pujol el que confesó, muchos seguirían pensando que todo es un ataque a Catalunya. De hecho hay quien lo sigue pensando y le exculpa», lamenta el periodista Jordi Évole, que llama a rechazar a los «líderes mesiánicos» y a «no confundir países con personas». Igual de contundente, el historiador Joaquim Coll sostiene que el 'caso Pujol' supuso «la caída del velo que cubría la política catalana» e incluso ha forzado a CDC, ahora con el independentismo como lema en lugar del pujolismo, a diluir sus siglas cara al 27-S.