Ir a contenido

EL 'ANNUS HORRIBILIS' DEL CLAN

El Parlament repudia a Pujol pero ERC evita que se señale a Mas

Esquerra vota a favor de reprobar al 'expresident' pero rechaza que se relacione al actual jefe del Govern con asuntos turbios

RAFA JULVE / BARCELONA

CiU es el único grupo parlamentario que ha votado en contra de la reprobación de Pujol. / FERRAN NADEU / VÍDEO: ATLAS

Jordi Pujol y su familia han sufrido este martes el mayor gesto de repulsa por parte del Parlament de Catalunya. El pleno de la Cámara ha ratificado las conclusiones de la comisión sobre el fraude fiscal y la corrupción en las que se considera "imprescindible reprobar" de manera "especial" al 'expresident', se denuncia el "obstruccionismo" del clan en la investigación sobre la fortuna que ocultó en el extranjero y se le acusa de haber confundido lo público con lo privado a la hora de favorecer ciertos negocios. Sin embargo, la pinza CiU-ERC ha evitado que en el dictamen queden reflejadas negro sobre blanco ciertas sospechas sobre Artur Mas que habían pasado el primer filtro.

CiU se ha vuelto a quedar sola al rechazar los puntos que más comprometen a Pujol, pero ha conseguido que su socio de lista para el 27-S desbrave algunos puntos que dejaban al actual 'president' a los pies de los caballos. Uno de ellos indicaba que de la comparecencia de Mas en la Cámara "se desprendió que tenía conocimiento de que su padre tenía dinero sin regularizar en Liechtenstein mientras ejercía de 'conseller' de la Generalitat". Otro afirmaba que "las relaciones de amistad" bajo las presidencias de Pujol y Mas "pueden haber sido aprovechadas para generar negocios bajo el amparo de los más altos cargos del Govern". Los 69 votos en contra de ConvergènciaUnió y Esquerra frente a los 62 del resto han servido para que esas frases queden eliminadas del dictamen.

Pese a que su partido ha suavizado su actitud en el pleno final, el diputado republicano Oriol Amorós ha criticado la confusión de los Pujol de lo privado con lo público y ha lamentado que las conclusiones no incluyan reproches más contundentes contra la actitud de Oriol Pujol, imputado en el 'caso ITV'. Sin embargo, tanto el PSC como el PPC han sido más duros contra Convergència. Socialistas y populares han incidido en las sospechosas relaciones de amistad con ciertos empresarios tanto de los hijos de Pujol como de altos cargos de sus gobiernos y, como Iniciativa, han reprochado a los nacionalistas que no hayan hecho "ni una sola mención ni una brizna de autocrítica" sobre el comportamiento de su fundador. Incluso el diputado del PPC Santi Rodríguez ha encrespado a sus rivales al mostrar un retrato del exjefe del Govern durante unos segundos de su intervención.

El partido de Alicia Sánchez-Camacho no ha dejado de protestar porque la comisión se creó para investigar a los Pujol y ha acusado a los nacionalistas y ERC de haber ampliado el foco para desviar la atención. Sus quejas, sin embargo, no han servido de nada, porque la Cámara ha refrendado (con la abstención de CiU)  la reprobación de la presidenta de los populares catalanes y también del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. La primera por su opacidad en torno al 'caso Camarga' y por no poner en conocimiento de la fiscalía los hechos que se le relataron en el restaurante. El segundo, por no comparecer en la Cámara y no colaborar en los trabajos de investigación. Y a ellos se ha sumado por la banda socialista el exalcalde de Sabadell Manuel Bustos, también reprobado por su gestión ahora bajo sospecha en el 'caso Mercuri'.