Ir a contenido

DEBATE DE INVESTIDURA

Uxue Barkos se compromete a defender el autogobierno de Navarra

La candidata de Geroa Bai negociará la aportación de Navarra al Estado "con el máximo cuidado"

UPN critica que el partido deje el control de la comunidad en manos de EH Bildu

AITOR UBARRETXENA / SAN SEBASTIÁN

Uxue Barkos, candidata de Geroa Bai a la presidencia del Gobierno foral, se ha comprometido durante el debate de investidura a defender en todas las instancias el autogobierno de Navarra. Barkos ha adelantado que negociará la aportación de Navarra al Estado "con el máximo cuidado" . De igual forma, ha adelantado que presentará una reforma fiscal tras el verano, con el objetivo de que entre en vigor el 1 de enero del 2016.

Barkos ha explicado que la aportación anual de Navarra a las cargas del Estado y los ajustes de la imposición indirecta que el Estado abona a Navarra "suponen importes elevadísimos" que deben ser gestionadas con la especial cautela. Y ha recordado que su Gobierno deberá afrontar "el reto clave" de la fijación del año base -el 2015- del nuevo quinquenio económico. Ante la "complejidad y trascendencia" de este reto, ha anunciado que dedicarán todos los recursos necesarios al análisis, preparación y seguimiento de las relaciones bilaterales con el Estado.

La candidata ha apuntado a "un nuevo tiempo político", en el que se abordarán "cambios y reformas profundas" y habrá una nueva "forma de hacer política" más "social, integradora e igualitaria". Barkos, que está siendo criticada por las fuerzas conservadoras por su espíritu vasquista, ha apostado en su intervención por un "mayor reconocimiento de la realidad cultural y lingüística de Navarra".

Al pleno asisten la familia de la candidata, además de diversas autoridades y representantes institucionales, como el rector de la Universidad Pública de Navarra, Alfonso Carlosena, el diputado de UPN Carlos Salvador, el del PP José Cruz Pérez Lapazarán, y el diputado de Amaiur Sabino Cuadra. Las primeras palabras de Barkos han mostrado su "agradecimiento" a los ciudadanos navarros que el pasado 24 de mayo expresaron su voluntad en las urnas "en libertad".

"MÁS NACIONALISMO"

El portavoz de UPN, Javier Esparza, ha lamentado que Barkos deje en manos de EH Bildu "el control de Navarra" a través de una presidencia "en la sombra", sin que antes "haya pedido perdón ni condenado" el terrorismo. Esparza ha reprochado a Barkos que vaya a gobernar "sin haber ganado las elecciones" y apoyada por "un pacto de partidos heterogéneos". Como conclusión, ha anunciado que habrá "más nacionalismo y menos Navarra".

En sintonía con la estrategia regionalista, Esparza ha insistido en el riesgo que supone un gobierno "nacionalista" en Navarra. Ha advertido que no cuenten con su partido para "imponer" el euskera, y ha anunciado que lucharán para que "Navarra siga siendo una comunidad diferenciada dentro de España y no una diputación vasca más"

En su réplica, Barkos ha lamentado "el desgobierno" de los últimos años por la minoría de UPN y su "falta de capacidad para el diálogo". Además, le ha pedido rigor: "No cuenten lo que no es, no pretendan asustar; el discurso del miedo no tuvo resquicio en las urnas".

Por su parte, el portavoz parlamentario de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha instado al nuevo Gobierno foral a que haga un "enorme esfuerzo por acabar con el miedo y por curar las heridas" que continúan abiertas en Navarra. Ha comenzado su discurso señalando que la cita de este lunes es "la más hermosa reunión por el cambio y la solidaridad que nunca ha habido en la historia de Navarra".

EH BILDU Y PODEMOS

Existía mucho interés en escuchar las intervenciones de EH Bildu y Podemos, dos de las formaciones que apoyan la investidura de Uxue Barkos. El partido de Pablo Iglesias lleva semanas recibiendo ataques desde el PP, que le reprocha su cercanía con la izquierda aberzale.

Consciente de esta presión, la portavoz de Podemos en el Parlamento de Navarra, Laura Pérez, ha asegurado que prestarán un "apoyo externo, constructivo y exigente" al Ejecutivo. En su intervención, ha criticado las décadas de colaboración "antinatural" entre UPN y PSN, y ha subrayado que a las cuatro fuerzas firmantes del acuerdo programático "no nos une el deseo de acabar con UPN, sino con las políticas" que han llevado a cabo los regionalistas.

Podemos, que ha preferido no participar en el futuro Gobierno foral, ha discrepado del modelo establecido, con un perfil más técnico que político."Nadie gobierna al margen de su ideología", ha argumentado, aunque ha añadido que "sus componentes merecen nuestro reconocimiento". En todo caso, ha expresado que su apoyo a Barkos pretende "dar lugar a la más profunda transformación social".

Por su parte, el portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, en respuesta a las críticas que tachan al nuevo gobierno de "nacionalista", ha asegurado que el cambio político en Navarra será "para todos", "plural" y "duradero", y que deberá trabajar "por la justicia social y la igualdad".

En su intervención, ha destacado que se abre "una nueva etapa de entendimiento entre diferentes", que deja atrás los Ejecutivos de UPN que gobernaban "para unos y contra otros", con sindicatos "de primera y segunda", medios de comunicación "adeptos o detractores", y sentimientos "oficiales o basados en entelequias". De igual manera, ha defendido "una solución global, justa y duradera" para lograr "un escenario de paz y normalización política", mediante políticas encaminadas "al reconocimiento, reparación y justicia de todas las víctimas", incluyendo medidas para la "reconciliación".

En su réplica, Barkos ha agradecido el apoyo de EH Bildu, le ha asegurado que éste será "un cambio tranquilo y sincero" y ha comprometido que las diferencias que puedan tener los partidos "no tienen por qué afectar" al cambio porque todas han sido capaces de trabajar "con generosidad".

En todo caso ha apostado por "ambición para conseguir la mayor fuerza posible en los asuntos estratégicos para el conjunto de la ciudadanía", sabiendo que "la lealtad no necesita de vendas antes de la herida".

Y en este sentido la candidata a presidir Navarra ha considerado que en los desacuerdos hay que buscar "puntos de encuentro primero entre los firmantes" pero sin descartar "a aquellas fuerzas de la Cámara que quieran sumarse", ha comentado en alusión al PSN que para EH Bildu se ha convertido en "irrelevante" tras las elecciones.

PSN PIDE QUE NO SIGA EL EJEMPLO DE BILDU

La candidata del PSN, María Chivite, ha admitido que estamos "ante un nuevo tiempo", aunque ha defendido el modelo institucional actual, "que tiene legitimidad democrática y está amparado por la Constitución". De igual forma, ha tachado el acuerdo programático firmado por el cuatripartito de "carta a los Reyes Magos", ya que ha cuestionado la falta de rigor de su "sustento presupuestario".

En relación al euskera, ha destacado que "es riqueza, es presente y es futuro", pero ha advertido de que el PSN no quiere que se utilice "como arma de confrontación en esta tierra". Además, ha recalcado que, junto al euskera, "el aprendizaje del inglés y otros idiomas es clave para nuestros hijos" y, por tanto, "euskera e inglés los tenemos que plantear como conocimientos complementarios, nunca enfrentados".

En su intervención también ha querido marcar distancias con las formaciones que apoyan a Uxue Barkos, y ha criticado el uso de símbolos que no son propios, como la exhibición de la ikurriña en el Ayuntamiento de Pamplona en el inicio de los Sanfermines. Un gesto que ha denunciado como "alcaldada", al tiempo que ha deseado Geroa Bai "no haga lo que Bildu en Pamplona".