01 jun 2020

Ir a contenido

CAMINO DE LAS URNAS

El 'Sí se puede' ya tiene fijada su propia hoja de ruta soberanista

La república catalana es tan compatible con la secesión como con la vía federal, sostiene

«Mas pone su plan en manos del poder financiero», lamenta la izquierda alternativa

RAFA JULVE / BARCELONA

PodemICV-EUiA y Procés Constituent siguen avanzando en sus negociaciones para formar una candidatura conjunta cara al 27-S. Los partidos de la «confluencia» calculan que los próximos días, especialmente la semana que viene, serán clave para hacer público el acuerdo definitivo. Mientras se acaban de pactar algunas cuestiones esenciales, entre ellas los posibles candidatos, la celebración de primarias para ratificar al cabeza de cartel -aún desconocido- y el nombre de la lista, las fuerzas del 'Sí se puede' ya han acordado su posicionamiento en torno al debate soberanista, que se resume en esta frase: «Una república catalana es tan compatible con un horizonte independentista como con uno federalista o confederalista».

De acuerdo con el documento que fija su hoja de ruta identitaria y al que ha tenido acceso este diario, la izquierda alternativa entiende que «iniciar un proceso constituyente no prefigura el resultado final de la relación que Catalunya deba tener con el resto del Estado». Con esta redacción se consigue acomodar a todos los sectores implicados, desde los más afines a la secesión hasta los más convencidos de que otra Catalunya dentro de otra España es posible. El punto en común es que debe ser la población quien decida lo que quiere ser, y que lo único que deben hacer las instituciones es darle los instrumentos -«un referéndum»- para poder votar una cosa o la otra.

LA DUI, DESCARTADA

Queda descartada por tanto cualquier posibilidad de promover una declaración unilateral de independencia (DUI), como sí contemplan Convergència, ERC y la CUP. Tampoco se establece ningún plazo para la culminación de ese «proceso de definición de un nuevo marco jurídico e institucional y la elaboración de una Constitución y su ratificación».

A título individual, Procés Constituent -cuya impulsora, Teresa Forcades, flirteó este miércoles con los partidarios de la lista civil independentista- defendió hace unas semanas que ese camino requeriría de un mínimo de dos años, mientras que Podem siempre lo ha vinculado a otro proceso constituyente en España que permita concretar el derecho de autodeterminación. Iniciativa, en su planteamiento de un Estado catalán libre y asociado a una España confederal, tampoco fijaba un calendario.

DECIDIRLO TODO

­En su hoja de ruta, los partidos de la izquierda alternativa subrayan que el proceso constituyente catalán no debe estar «subordinado ni ser subalterno de otro marco», aunque contemplan que este pueda «interinfluirse» con un segundo (el proceso constituyente español) y «favorecerse mutuamente dentro de la propia identidad de cada uno». Además, el manifiesto insiste en la necesidad de «decidirlo todo» desde abajo, en el que «la ciudadanía, las organizaciones y las entidades sociales tengan el protagonismo y no estén dirigidas por un núcleo de expertos que digan que hablan en nombre de todos».

«Si las aspiraciones nacionales, sociales y democráticas van cada una por su lado, o se subordinan las unas a las otras [...] siempre nos gobernarán quienes dicen que defienden el país mientras espolian lo bueno y lo mejor cada día», reza el documento. En él, los partidos del Sí se puede lanzan un torpedo directo a la credibilidad del presidente de la Generalitat. «Queremos la soberanía real; no una soberanía formal subyugada a las imposiciones de la troika o del TTIP (tratado de libre comercio entre la UE y EEUU). La hoja de ruta de [Artur] Mas habla de independencia, pero en realidad vacía de contenido la soberanía de Catalunya y la pone en manos del poder financiero», sostiene.