juicio en el tsjc por presunto soborno

El fiscal dice que Crespo se dejó "agasajar" por un empresario ruso

Mantiene la petición de dos años y medio de prisión para el exdiputado de CiU

Afirma que el exedil de Lloret quebró su imparcialidad y la confianza ciudadana

2
Se lee en minutos
J. G. ALBALAT / BARCELONA

Los fiscales anticorrupción Fernando Bermejo y José Grinda mantuvieron ayer su petición de dos años y medio de cárcel e inhabilitación por cohecho y prevaricación para el exdiputado de CiU y exalcalde de Lloret de Mar, Xavier Crespo, a quien acusaron de «quebrar la imparcialidad de la autoridad pública» y la «confianza» ciudadana al permitir ser «agasajado» por el empresario Adrei Petrov, a quien los investigadores han llegado a vincular a la mafia rusa. Los representantes del ministerio público insistieron en que el político favoreció a este empresario en la construcción de un centro comercial. En su opinión se le otorgó un beneficio del 50% en el impuesto en la licencia de obras y se le permitió que no presentase un aval.

El juicio contra Crespo y otras cuatro personas, entre ellas Petrov y el que fuera concejal de Urbanismo de Lloret Josep Valls,  en el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya(TSJC) quedó ayer visto para sentencia. La fiscalía mantuvo su petición inicial de cárcel para Crespo y Josep Valls, que afronta dos años de prisión e inhabilitación. Sin embargo, rebajó la petición de pena a un año de prisión e inhabilitación para Petrov, la arquitecta Pilar Gimeno y el expresidente del club de hockey de la población, Josep Perarnau, porque no son funcionarios públicos.

Noticias relacionadas

LAS PREBENDAS / «¿Qué pensarán los ciudadanos de Lloret que pagan religiosamente sus impuestos al saber que se concedió una bonificiación?», se preguntó Bermejo. El fiscal recordó que en poco tiempo el empresario se subrogó a un convenio para convertir la antigua plaza de toros de Lloret en un centro comercial y consiguió la rebaja en un tributo. La acusación sostiene que durante ese periodo Crespo fue «agasajado» por Petrov, que en el 2008 pagó al exalcalde, a su mujer y a su hijo un viaje a Moscú, en el que fue «en helicóptero y acudió a una fiesta», y le regaló un reloj de 2.200 euros para su cumpleaños. Una secretario de Petrov declaró ayer que el empresario le comentó que iba a regalar un reloj a Crespo. Otra supuesta contraprestación fue el patrocinio de Petrov a los clubs de hockey y de fútbol.

El fiscal Grinda insistió en que la bonificación fiscal lograda por Petrov es «ilegal», ya que la ordenanza en que se basa esa rebaja, aprobada por el pleno del Ayuntamiento, exige que el proyecto sea de titularidad pública o responda al interés general. «Crespo y Valls enmarañaron y engañaron», alegó la acusación.

Temas

Corrupción