23 sep 2020

Ir a contenido

LA ESTRATEGIA SOCIALISTA

El PSC omitirá la consulta en el programa electoral del 27-S

Iceta aduce que el 9-N ya demostró que no existe una mayoría independentista

El líder socialista se ancla a la reforma constitucional como única vía plausible

JOSE RICO / BARCELONA

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en rueda de prensa en la sede del partido, ayer en Barcelona.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en rueda de prensa en la sede del partido, ayer en Barcelona. / JOAN CORTADELLAS

Fue el 27 de septiembre del 2012 cuando el PSC de Pere Navarro cambió sus coordenadas y abrazó por primera vez el derecho a decidir impulsando una resolución en el Parlament a favor de una consulta soberanista solo en Catalunya. El partido transitaba por aquel entonces por arenas movedizas y el motín de medio grupo parlamentario propició el giro de la cúpula, que un mes después se plasmaría en el programa de las elecciones autonómicas para desazón del PSOE. Mucho han cambiado las cosas en estos casi tres años. Miquel Iceta relevó a Navarro y el ala soberanista acabó escindiéndose. También pasó la consulta del 9-N. Por todo ello, el primer secretario y ya candidato socialista a la Generalitat considera que el derecho a decidir resulta prescindible en el próximo programa electoral.

Desde que asumió el control del PSC, Iceta se ha anclado a la reforma federal de la Constitución como única salida plausible al conflicto Catalunya-España, y ha ido relegando la consulta soberanista hasta contemplarla como opción únicamente en el caso de que los catalanes rechazasen ese cambio de la Carta Magna. Y como esa pantalla aún no ha pasado, el programa socialista del 27-S se alineará con el proyecto del PSOE. Para Iceta, la participación en la consulta del 9-N demostró que no existe una mayoría favorable a romper con España, por lo que ahora toca comprobar si la hay en defensa de una reforma constitucional para abrir paso a una España federal.

En la estrategia del PSC juega un papel clave el calendario, es decir, el hecho de que las elecciones autonómicas y las generales disten apenas dos meses. Iceta explotará el mensaje de que solo con Pedro Sánchez en la Moncloa y con una mayoría de izquierdas en el Congreso se podrá abrir una vía factible para resolver el contencioso territorial.

RECADO AL PSOE

Aunque no cabe decir que al PSOE le encantó el cambio en el programa del PSC, Iceta dejó el recado de siempre a su partido hermano: que los socialistas catalanes no renuncian a que la nueva Constitución defina a España como «plurinacional». Algo que el PSC siempre ha defendido y que el PSOE siempre ha rechazado. Ayer se lo recordó su dirigente Patxi López al subrayar que la reforma debe reconocer la «diversidad» de España. Nada más.