Junqueras ofrece a Mas una lista única sin políticos para el 27-S

El 'president' afirma que su propuesta a las entidades no rompe ningún acuerdo

El líder de ERC apuesta por el pacto de enero, pero se abre a una candidatura civil

Mas y el presidente del parlamento flamenco, Jan Peumans, ayer.

Mas y el presidente del parlamento flamenco, Jan Peumans, ayer. / JORDI BEDMAR

Se lee en minutos
XABIER BARRENA / BARCELONA

El órdago a chicas lanzado por órdago a chicas Artur Mas hace 15 días, cuando propuso a las entidades soberanistas que confeccionaran una lista de la sociedad civil que él podría liderar o no y en la que, es más,podría estar o no estar, fue respondido ayer por Oriol Junqueras con un órdago a grandesOriol Junqueras órdago a grandes. El republicano, en una entrevista en Onda Cero, puso encima de la mesa la posibilidad de que las entidades realizaran una lista exclusivamente compuesta por personalidades de la sociedad civil. Sin presencia de los partidos, aunque con todo el apoyo logístico de las fuerzas. Evidentemente, en esta lista no habría lugar para el propio Junqueras, pero tampoco para Artur Mas. «Lo importante no es el futuro político personal, que es irrelevante al lado del futuro de este país y al lado de que se logre el apoyo suficiente para avanzar hacia la independencia», dijo en antena. Además, el eventual Govern que pudiera salir de esta lista seria de transición hasta que se hicieran nuevos comicios constituyentes.

Junqueras, que explícitamente rechazó un Govern con Podemos, dada su posición no independentista, aseveró que, con todo, su preferencia sigue siendo la de ajustarse al pacto para el 27-S firmado el 14 de enero entre CiU, ERC y las tres principales entidades. Si bien públicamente ERC no ha criticado la propuesta de Mas, de puertas adentro se considera que el plan del president supone saltarse a la torera lo firmado ese 14 de enero. Lo que los republicanos han repetido como un mantra desde que este diario hiciera público el anexo secreto a los acuerdos es que «ERC confía en la buena fe de todos los que firmaron ese acuerdo y que este se cumplirá» a rajatabla.

Una apelación a la buena fe que fue tomada al vuelo por Artur Mas, ayer, de viaje en Bruselas para un acuerdo con la región de Flandes. Defendió el president su propuesta de invitar a las entidades soberanistas a elaborar una lista de «unidad nacional» para el 27-S y reiteró que ello no implica «romper» sus pactos con ERC. «No se rompe nada en absoluto. Aunque haya quien lo quiera explicar así de mala fe», sentenció Mas. El quid está en que, según explica el líder del Ejecutivo catalán, él invito a los partidos soberanistas a llegar a una coalición en la que también podría participar la sociedad civil. «Como soy cumplidor, ahora no le pido a ERC una coalición, solo invito a las entidades soberanistas a promover candidaturas unitarias», aseveró.

Sobre la manida neutralidad de las entidades, Mas dijo que estaba a salvo por cuanto «las entidades invitarán a quien quieran. No solo a mí o a CDC -añadió-, porque tienen sentido de apertura, son transversales».

También el presidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez, mantuvo ayer el discurso de salvaguarda de la neutralidad y de la transversalidad de su entidad, sea cual sea el resultado de la consulta interna del próximo fin de semana. «Que nadie se preocupe, la ANC no romperá la transversalidad para apoyar a un solo partido».

Noticias relacionadas

Sànchez se comprometió a cumplir el pacto firmado por partidos y entidades en enero. Eso sí, consideró que la propuesta formulada por el presidente Mas «abre un escenario distinto» que pasaría porque las entidades impulsen una lista y ofrezcan después a los partidos sumarse a la misma, pero esto no significa que la ANC vaya a prestar su apoyo a un solo partido si el resto no se suman.

 Es decir, un ofrecimiento general a todas las fuerzas, y si solo se suma, por poner un ejemplo, CDC ( ni ERC, ni la CUP), ello no significaría, según el líder de la Assemblea -en un muy elaborado argumento-, que la ANC va con Convergència. «La línea roja sigue estando en el mismo lugar, que nadie se preocupe, estamos para sumar, no para dividir», insistió Sànchez.