BARÓMETRO DE CATALUNYA DEL GESOP

El 60% de los catalanes rechazan que el 27-S sea un plebiscito

La mayoría de votantes de CiU, ERC y CUP piden un referéndum para ratificar la independencia

La mitad de encuestados creen que el 'sí-sí' debe superar el 50% en diputados y también en votos

Se lee en minutos

JOSE RICO / BARCELONA

Como el elefante en el que George Lakoff incitaba a no pensar, Artur Mas pretende construir en los catalanes el marco cognitivo de que las elecciones del 27-S serán en realidad un plebiscito. Que si las fuerzas independentistas suman mayoría absoluta en el Parlament se interpretará como un aval a la secesión, sin necesidad de que esta sea ratificada en un referéndum posterior. Sin embargo, parece que el presidente de la Generalitat no se está saliendo con la suya en este empeño. Según el Barómetro Político de Catalunya del Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, una mayoría de catalanes rechazan el planteamiento plebiscitario de los comicios y aducen que la única forma de saber si la independencia es una reivindicación mayoritaria pasa por someterla a consulta. La encuesta, elaborada tras el divorcio de CiU y la victoria electoral de Ada Colau, muestra un fuerte escepticismo de los ciudadanos sobre el futuro del proceso soberanista.

Solo tres de cada 10 catalanes, el 28,9%, opinan que las elecciones del 27-S serán sustitutivas de un referéndum, un porcentaje que ha crecido casi tres puntos desde el sondeo de febrero. No obstante, el 59,8% de los 800 entrevistados por el GESOP consideran que si se quiere declarar la independencia habría que convocar un referéndum, medio punto menos que hace cuatro meses. El último barómetro, que se efectuó en pleno fuego cruzado entre CiU y ERC, ya reflejaba una importante bajada de la tensión soberanista que por el momento no remonta. El trabajo de campo tuvo lugar del 17 al 21 de junio, justo tras la ruptura de CiU.

ESTRATEGIA QUE NO CALA

La estrategia plebiscitaria del 'president' la comparten ERC y la CUP, pero no cala tanto entre sus respectivos electorados. El 54,4% de votantes de Convergència, el 52,2% de los de Esquerra y el 68,8% de los de la CUP discrepan de sus líderes y apuestan por celebrar un referéndum para ratificar la independencia. De hecho, la mayoría de sondeados que se declaran secesionistas (55,4%) son partidarios de una consulta, aunque cuatro de cada 10 opinan que bastaría con las elecciones.

La connotación plebiscitaria del 27-S también se desinfla entre los catalanes a la hora de decidir su voto. Un 52,4% sostiene que se dejará llevar más por el eje nacional que por el eje izquierda-derecha, un porcentaje que, sin embargo, ha caído 6,5 puntos en cuatro meses. En cambio, el 34% que asegura anteponer el eje ideológico sobre el nacional ha crecido 5,4 puntos desde febrero.

Los catalanes tampoco avalan la tesis independentista de que para cantar victoria bastaría con que la suma de los diputados de la 'llista del president', ERC y la CUP llegue a 68 escaños, la mayoría absoluta, al margen de si superan el 50% de los votos. La mitad de los encuestados (50,3%) piensan que los secesionistas deberían ganar en votos y en diputados, mientras que solo un 17,6% consideran que sería suficiente con rebasar el 50% de los escaños. Cabe subrayar que en esta pregunta hay una alta indefinición: un tercio de los entrevistados declina responder. Pero en todos los electorados, incluidos los de Convergència, ERC y la CUP, son más quienes opinan que se requeriría ganar en votos y en diputados.

Un sondeo más, el sentimiento no independentista sigue siendo mayoritario, y las diferencias apenas se alteran. Un 52% se declara no independentista (una décima más que en febrero) frente a un 44,9% que se siente independentista (el mismo porcentaje que hace cuatro meses).

EL FINAL DEL 'PROCÉS'

Noticias relacionadas

No es raro por ello que se mantenga el escepticismo respecto del final del 'procés'. Solo el 19,8% de los catalanes otean la secesión, un punto más que en la encuesta anterior. El 39,4% vaticina que todo desembocará en mayor autogobierno, esto es, en un acuerdo con el Estado. Son 2,6 puntos menos. Y el 26,6% estima que el proceso morirá por inanición. 1,3 puntos más. Solo entre los votantes de ERC y de la CUP son más quienes auguran un Estado catalán. En el electorado de CiU, el 35,5% confía en la ruptura, pero el 39,6% ve más plausible un acuerdo con el Estado.