cambios en el panorama político

Iglesias rechaza de plano cualquier acuerdo electoral con IU

El líder de Podemos admite que le encantaría contar con Alberto Garzón pero no con su formación

Garzón e Iglesias.

Garzón e Iglesias. / JUAN MANUEL PRATS

1
Se lee en minutos
IOLANDA MÁRMOL / MADRID

No hay acuerdo. Y tampoco sorpresas. La hoja de ruta de Pablo Iglesias y Alberto Garzón para las elecciones generales no coinciden. Ha quedado patente en la reunión que el secretario general de Podemos y el candidato de IU han mantenido este mediodía en Madrid, durante una hora. 

Iglesias ha sido explícito. Hay buena sintonía con Garzón, pero no acepta su propuesta de construir una fuerza que sume a todos los partidos de la izquierda para concurrir juntos a los comicios legislativos. "Me entiendo bien con Alberto, pero Podemos no va a llegar a un acuerdo electoral con IU", ha afirmado Iglesias, que ha puesto de relieve las diferencias que percibe entre el candidato y otros dirigentes de la formación de izquierdas. Si en toda negociación los matices son importantes, en esta se evidencia que Iglesias no descarta llegar a una fórmula alternativa para que el carisma del diputado malagueño se sume al partido morado. "Me encantaría contar con alguien como Alberto", ha explicado Iglesias, "pero no puedo decir lo mismo con Izquierda Unida".

El secretario general de Podemos ha trazado una clara frontera entre lo que significa el liderazgo de Garzón y lo que implican sus siglas con el resto de dirigentes, distinción que deja la puerta abierta a posibles fórmulas colaboración en las que se podría avanzar en próximas reuniones.

SEGUIR EL DIÁLOGO

Noticias relacionadas

Por su parte, Alberto Garzón, ha pedido al máximo dirigente de Podemos seguir dialogando para llegar a un "punto de encuentro antes de las elecciones", aunque no ha concretado en qué línea podría avanzar ese acuerdo. El candidato de IU a las generales ha explicado que si bien está de acuerdo con Iglesias en el "diagnóstico" del momento político y económico, existen discrepancias sobre cómo ha de cristalizar el proceso de la unidad popular.

Mientras Garzón pide que los partidos de izquierdas compitan unidos en una sola papeleta, Podemos entiende que el proceso de unidad popular es un concepto distinto, que no se puede construir uniendo partidos sino uniendo a la sociedad civil.