02 abr 2020

Ir a contenido

PROCLAMACIÓN DEL CANDIDATO SOCIALISTA A LA MONCLOA

Sánchez recurre a una enorme bandera de España y se presenta como un "patriota"

El líder socialista insiste en que él es el encargado de abanderar el nuevo "diálogo"

Señala que detrás del independentismo catalán se encuentran "las élites"

JUAN RUIZ SIERRA / MADRID

Pedro Sánchez, junto a su esposa, Begoña Fernández, en el acto del PSOE en Madrid. / AGUSTÍN CATALÁN / VÍDEO: ATLAS

Pedro Sánchez ha sido proclamado este domingo candidato socialista a la Moncloa con un discurso muy institucional, distinto a los que había llevado a cabo hasta ahora, alejado del énfasis en el PSOE, con escasos ataques a sus principales adversarios (PP y Podemos) y basado en la “unión” de todos contra la crisis, la corrupción y el paro. En un momento en el que las mayorías absolutas han desaparecido y no parece que vayan a volver, el jefe de la oposición se ha presentado como el aspirante del “diálogo”, aquel que puede liderar los pactos con otras fuerzas para formar Gobierno. Frene a una imagen gigante de la bandera de España, Sánchez se ha presentado como un “patriota” y ha argumentado que detrás del independentismo catalán se encuentran “las élites”. 

“Diálogo es lo que ha faltado durante estos años en las relaciones entre el Gobierno central y el de Catalunyaa. No es aceptable que dos gobiernos democráticos hayan vivido durante casi cuatro años de espaldas uno de otro, calculando los réditos del conflicto, sin comprender la ruina colectiva a la que nos llevan sus cálculos. Nos separa la miope ambición de unas élites que medran con el conflicto. Unas élites que quieren convencernos de que todo lo que nos une se puede romper un día con una votación”, ha dicho el candidato, que ha abogado por la reforma federal de la Constitución que propone su partido desde hace un par de años.

ERRADICAR EL PARO Y LA CORRUPCIÓN

En el Teatro Circo Price de Madrid, ante unas 2.000 personas (entre ellas, los principales referentes de su partido), Sánchez ha sustituido el emblema del PSOE por la bandera española. La idea, señalan sus colaboradores, ha sido suya. “Ser patriota es un valor exigente. Porque ser patriota es querer que la historia de tu país discurra por la senda de la prosperidad y de la libertad de sus ciudadanos”, ha señalado Sánchez, que solo ha dedicado la primera parte de su intervención a atacar al PP y reivindicar al PSOE.
El resto del discurso ha discurrido por un terreno poco concreto. Pese a que el presidente de Asturias, Javier Fernández, quien le ha presentado, ha pedido soluciones “realistas”, Sánchez se ha comprometido a “erradicar la corrupción y el paro”, que tal como lo ha explicado desaparecerán si llega a la Moncloa.

Consciente de que ese destino no podrá darse en ningún caso si no es con el apoyo de otros partidos, el líder socialista ha subrayado el valor del diálogo frente a la “soledad” del PP. “En el panorama político en el que nos encontramos estamos obligados al diálogo. Ya no solo como un imperativo moral, sino como una necesidad funcional. Los ciudadanos no han sustituido una mayoría absoluta por otra; los ciudadanos han sustituido una mayoría absoluta por construir gobiernos fuertes, estables, desde el diálogo y el acuerdo. Y el diálogo y el acuerdo exigen el reconocimiento de la dignidad moral del adversario, exigen el respeto al otro. Exigen arriesgarse a un diálogo del que ninguno saldrá igual que cuando lo inició”, ha concluido.