Ir a contenido

LAS HORAS PREVIAS A LA RENOVACIÓN POPULAR

"El presidente Rajoy desea hablar con usted. Ahora mismo le paso"

Los ministros y dirigentes conservadores esperan con inquietud y pendientes de sus teléfonos los inminentes cambios en el Gobierno y PP

Alonso, Feijoo o Luisa Fernanda Rudi son nombres que se repiten en las' quinielas ' para una operación donde el jefe de campaña será fundamental

GEMMA ROBLES / MADRID

Los ministros y dirigentes del PP aguardan con cierta inquietud el transcurso de las próximas horas y el anuncio, por fin, de los cambios que el jefe del Ejecutivo y de los populares se dispone a hacer de forma inmediata. Para esta misma tarde o mañana los esperan algunos de sus colaboradores. Es más que probable que mientras el lector está revisando esta crónica, Ketty, la secretaria del presidente, se esté ocupando de localizar a las víctimas y los premiados en la renovación que se está cociendo para que Mariano Rajoy les haga partícipes del movimiento de fichas que se avecina. El que atañe al Gobierno es inminente. 

¿A quién afectará?. A ciencia cierta solo el presidente y los que ya hayan recibido la ansiada (o temida) llamada lo saben, aunque en estos casos siempre se les impone como condición la confidencialidad hasta que La Moncloa haga públicos los movimientos. Sí se da por seguro que se está buscando quien sustituya al ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, que será quien tenga que lidiar contra la nueva rebelión que parece estar cociéndose contra la implantación de la LOMCE tras el 24-M y el cambio de partidos en muchas autonomías.

En todo caso, el hecho de que el propio Rajoy haya admitido por activa y por pasiva que su equipo tiene un serio problema con la comunicación (él mismo está saliendo en estos días a la palestra más que nunca) hace que muchos de los que le rodean, en los últimos días, den por sentado que la portavocía gubernamental va a dejar de ser una de las múltiples tareas que ejerza la todapoderosa vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que hasta ahora ha coordinado el Ejecutivo y hablado en su nombre, además de encargarse del CNI. 

Se han hecho también todo tipo de quinielas sobre quién puede ser el sustituto o sustituta de Santamaría en esos menesteres, aunque sin duda ninguna el ministro que más veces ha tenido que contestar a los periodistas en las últimas jornadas sobre sus propias posibilidades es Alfonso Alonso, el actual titular de Sanidad. Él se limita a elogiar a su jefe y a responder que quiere seguir ocupándose de la cartera que tiene, lo que evidentemente no es incompatible con ser portavoz (prácticamente todos sus compañeros recalcan su facilidad para transmitir mensajes por complicados que sean) o con asumir alguna nueva función en su partido. 

LA DISTANCIA ENTRE SANTAMARÍA Y COSPEDAL

Pero por mucho eco que pueda tener una remodelación del Ejecutivo, los cambios de trascendencia son los que van a realizarse en el PP. Suenan nombres como los de Alberto Núñez Feijoo o Luisa Fernanda Rudi, entre otros. Especial trascendencia tendrá la elección del próximo jefe de campaña para las generales. Él o ella será quién de verdad lleve el mando de los populares hasta noviembre, con independencia de que sea nombrado también en estos días como vicesecretario o coordinador.

Y es que dado lo avanzado del calendario (quedan los plenos de junio, dos extraordinarios en julio y en septiembre o principios de octubre se habrían de disolver las Cortes), la actividad legislativa y gubernamental va a ser escasa. Apenas hay tiempo. Los conservadores, con Rajoy a la cabeza, van a centrar sus esfuerzos en preparar las próximas elecciones, que se presentan complicadísimas con la irrupción de Podemos Ciudadanos.

En este contexto es más que previsible que el presidente, tras el susto electoral y la pérdida de poder en las municipales, trate en lo posible de aunar fuerzas de Gobierno y el partido, dos instituciones que no han sabido entenderse en estos años de legislatura, como no han sabido hacerlo sus responsables, Soraya Sáenz de Santamaría desde el Ejecutivo y Dolores de Cospedal en el PP. Hasta el portavoz del grupo parlamentario, Rafael Hernando, reconoció hace unos días que las relaciones entre ambas son “susceptibles de mejora”. 

Por eso ha ganado fuerza en las últimas horas la idea de que, en este final de etapa, habrá ministros que también tengan responsabilidades relevantes en las filas populares y que los vicesecretarios de Cospedal –fue Carlos Floriano quien confirmó que ella no se moverá de la secretaría general- tendrán más peso y capacidad de acción que la de algunos de los actuales. El resultado final de la remodelación está al caer. El jueves por la tarde se ha convocado un comité ejecutivo en la sede de la madrileña calle Génova para explicar todos los detalles.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.