Sánchez defiende el acercamiento a Podemos porque ya no tacha al PSOE de "casta"

"Solo los socialistas podemos ganar al PP", señala el secretario general

El líder de la oposición reconoce diferencias de criterio con Susana Díaz

Pedro Sánchez y César Luena.

Pedro Sánchez y César Luena. / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

JUAN RUIZ SIERRA / MADRID

Pedro Sánchez sostiene que no ha alterado su actitud respecto a Podemos, sino que ha sido el nuevo partido el que ha cambiado con respecto al PSOE. Durante los primeros meses de su mandato al frente de los socialistas, el pasado año, Sánchez insistió una y otra vez en que no pactaría en ningún caso con el “populismo” de Pablo Iglesias, algo que ahora, tras las elecciones autonómicas y municipales del pasado 24 de mayo, se ha demostrado incierto. El PSOE apoya a las plataformas impulsadas por Podemos en ciudades tan importantes como Madrid, y a la inversa, se prepara para contar con el respaldo de la fuerza emergente en autonomías como Extremadura y Castilla-La Mancha.

“En septiembre, Podemos llamaba casta al PSOE. Ya no nos llama casta”, ha dicho el líder de la oposición durante una entrevista en Antena 3, en la que ha sacado pecho de los resultados de los recientes comicios porque vuelven a colocar a su partido en clara disposición, a su juicio, de ganar las generales, que en principio se celebrarán a finales de año si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no decide adelantarlas.

EL HIPOTÉTICO ADELANTO

Te puede interesar

“Solo el PSOE puede ganar al PP”, ha dicho el líder socialista, negando que exista el peligro de que Podemos rebase a su partido. Sánchez ha argumentado que “Rajoy no ha comprendido lo que pasó el 24 de mayo, que los españoles han rechazado el proyecto del PP”, un proyecto, ha continuado, que se encuentra “agotado”. En este sentido, el hecho de que el jefe del Ejecutivo se esté planteando un adelanto electoral, algo que según Sánchez no descartó durante la reciente reunión que celebraron ambos dirigentes, muestra ese agotamiento.

Sánchez, por último, también ha reconocido ciertas diferencias de criterio con Susana Díaz, quien el domingo tomó posesión como presidenta de Andalucía. Díaz, alejada del secretario general, ya ha dejado claro que no comparte del todo la estrategia de acuerdos de Sánchez. “No podemos ser escudo frente a nadie ni una pasarela para otros”, dijo la andaluza hace tres semanas, en referencia al PP y a Podemos, tras reunirse con el líder socialista. “Es bueno que haya liderazgos compartidos”, ha dicho Sánchez, quien, subrayando que tras los últimos comicios ya no es Díaz la única dirigente territorial con verdadero poder en la dirección del PSOE, también ha citado al extremeño Guillermo Fernández Vara, al castellano-manchego Emiliano García-Page y a Abel Caballero, alcalde de Vigo.