Ir a contenido

LA ESTRATEGIA CONSERVADORA

Rajoy renovará el jueves el PP con la intención de agotar la legislatura

El líder popular impulsa una ofensiva anti-PSOE y cambios en la ley electoral

El presidente quiere imponer que en municipales gobierne siempre la lista más votada

PATRICIA MARTIN / GEMMA ROBLES / MADRID

La dirección del PP ha sido convocada el próximo jueves por Mariano Rajoy. La cita servirá para iniciar la primera fase de la renovación del partido -está por llegar también la gubernamental- a fin de afrontar unas elecciones generales que no se adelantarán, según el presidente, y que se prevén más que complicadas, con al menos cuatro partidos en liza capaces de superar la barrera del 15% de votos. Y, por ende, de romper la norma no escrita que ha regido hasta ahora de que, tras los comicios legislativos, siempre ha gobernado la lista más votada. Lo que se espera con más nervios en las filas conservadoras es la renovación a nivel orgánico, puesto que se cuenta con que habrá cambios significativos de nombres y hasta de estructura.

Pero en esa ejecutiva que lleva tiempo preparando Rajoy habrá más novedades: el presidente avanzará una proposición (seguramente de su grupo parlamentario) para reformar la ley electoral que en las próximas municipales garantice que llega al poder siempre la lista más votada (una promesa de reforma que Rajoy ya hizo a los suyos después de las europeas y que no se atrevió a cumplir porque el PSOE no le acompañó en la aventura). Además, se perfilará un duro discurso contra Pedro Sánchez que ya se ha ensayado en los últimos días y que responde a los pactos poselectorales que han propiciado los socialistas y que dejan al PP fuera de cientos de instituciones.

DESGASTAR A SÁNCHEZ

Como han dejado en evidencia en las últimas horas, los populares, con Rajoy a la cabeza, piensan responsabilizar directamente al jefe de los socialistas de cualquier error que pueda cometer un concejal o consejero que haya obtenido su cargo con los votos socialistas, independientemente de la fuerza política en que milite. No obstante, más que de una venganza se trata de una estrategia que busca desgastar al secretario general del PSOE, en un momento en que su distanciamiento con el PP es notable y en el que, sin embargo, se ha acercado a Podemos para lograr alianzas de izquierda y, de paso, un poder en las instituciones muy superior al resultado real que los socialistas obtuvieron en las últimas municipales, que fue muy modesto.