23 oct 2020

Ir a contenido

Podemos y Compromís estudian presentarse con marca única a las generales en la Comunidad Valenciana

El partido de Pablo Iglesias explora cómo concurrir con los de Oltra en Valencia y con MÉS en Baleares

IOLANDA MÁRMOL / MADRID

El diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, en un pleno de la Cámara baja.

El diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, en un pleno de la Cámara baja. / JOSÉ LUIS ROCA

Podemos Compromís desean concurrir juntos a las elecciones generales en la Comunidad Valenciana y ya han iniciado conversaciones para buscar la fórmula más idónea de visibilizar el acuerdo, según han confirmado fuentes de ambas fuerzas a este diario. La posibilidad que se explora es presentar una candidatura conjunta con una "única marca" en la que ninguno de los partidos pierda su identidad, por lo que se barajan posibilidades como unir los dos logotipos con un guión o variantes que pueden ser más creativas jugando con las dos palabras, siempre a condición de evidenciar la sintonía entre los partidos y que no diluyan el valor intangible de cada sello. Podemos aspira a lograr una solución similar con la coalición MÉS en las Baleares, opciones que permitirían al partido de Pablo Iglesias evitar la fragmentación de voto y capitalizar en una candidatura las sinergias de electorado que pide cambio en las islas y en Valencia.

El secretario de organización de Podemos, Sergio Pascual, ha asegurado a este periódico que las conversaciones se han producido ya y que, aunque todavía son de carácter preliminar, la intención es "concurrir con una única marca". El planteamiento aun no está madurado puesto que los equipos negociadores se centran estos días en los pactos para constituir ayuntamientos y gobiernos autonómicos, pero la voluntad es explícita y encaja dentro del proceso de reflexión abierto en el seno del partido para atraer a otros sectores y no envejecer en estructuras obsoletas.

"Somos un partido del siglo XXI, y eso implica menos rigidez y mayor flexibilidad", subraya el secretario general de Podem en la Comunidad Valenciana, Antonio Montiel, que destaca la necesidad de "encontrar una fórmula cooperativa" que pudiese implementarse en los dos territorios citados. Montiel ratifica que "se están dando pasos" para buscar la marca más adecuada, que tiene que ser "una escenificación muy clara del acuerdo". El dirigente valenciano ratifica que está por concretarse la fórmula jurídica, pero opina que, por lo analizado hasta el momento, no será necesario variar los estatutos de Podemos aprobados en la asamblea de Vistalegre, que indican claramente que la fuerza concurrirá a las elecciones legislativas con su marca al frente.

El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, también confirma que se están barajando posibilidades y que la intención es conseguir la máxima fuerza en el nuevo Parlamento que salga de las urnas tras las generales, donde él es ahora el único representante de la coalición valenciana. Para Baldoví, una de las primeras reivindicaciones debería ser la reforma del sistema de financiación autonómica, un espinoso debate pospuesto sine die por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

ABRIENDO PODEMOS

Las conversaciones de Podemos con Compromís y otros actores políticos relevantes coinciden con la polémica generada tras hacerse pública la iniciativa Abriendo Podemos, que aboga porque el proceso de apertura que está viviendo el partido se traduzca también en "consecuencias" en la fórmula adoptada para presentarse a las elecciones legislativas. La propuesta, rubricada entre otros por el secretario general de Podemos en Aragón, Pablo Echenique, subraya que su fuerza debe tomar nota del éxito de las candidaturas de unidad popular en Madrid y Barcelona, pero tras el revuelo causado al hacerse público el manifiesto, sus firmantes han matizado que no se trata de una crítica contra la dirección.

A falta de que se vayan perfilando otras alianzas y de que puedan avanzar las conversaciones con Alberto Garzón, el candidato de IU a la presidencia del Gobierno que reclama una alianza con Podemos, la candidatura única con Compromís sería la primera en cristalizar.