24 oct 2020

Ir a contenido

AUSENCIA DE PACTOS

Colau gobernará en solitario Barcelona al menos hasta el 27-S

ERC y PSC podrían votar 'sí' a la investidura, pero está descartada su incorporación

BC creará cuatro áreas de gestión y ficha como gerente al exsocialista Jordi Martí

CRISTINA BUESA / BARCELONA

Ada Colau gobernará en minoría a partir del sábado. Las conversaciones con ERC y el PSC no están cerradas pero fuentes conocedoras de las negociaciones daban ayer por hecho que Barcelona en Comú (BC) iniciará el mandato en solitario. No obstante, el buen clima creado con republicanos y socialistas hace prever que ambos voten a favor o se abstengan en el pleno de investidura del día 13 como muestra de esa sintonía.

Colau sostuvo desde la misma noche electoral que no temía enfrentarse a cuatro años con solo 11 de los 41 concejales del pleno. Tras descartar el diálogo con CiU, Ciutadans y el PPC y a su vez ser rechazada por la CUP, únicamente le quedaba pactar con ERC y/o el PSC. En los últimos 15 días se han sucedido los encuentros con ambos pero ni la coincidencia programática en muchos aspectos ni la urgencia por crear un gobierno estable han bastado para cerrar un acuerdo a dos o tres bandas.

La sombra del 27-S

Con la candidatura de Alfred Bosch las conversaciones han sido más frecuentes y han ido más allá que con los socialistas. Únicamente la presión del presidente de ERC, Oriol Junqueras, para que BC firmara la hoja de ruta soberanista, la semana pasada, rompió ese hechizo. Colau soltó un sonoro no y al máximo dirigente republicano le tocó algo parecido a rectificar. Ella, hábil, aprovechó el encuentro con la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural del lunes para presentar su propia fórmula al tiempo que anunciaba su presencia en la manifestación independentista del 11 de septiembre en la MeridianaPátina soberanista recuperada, ERC se apresuró a aplaudir el gesto.

Pero para que los republicanos hubieran entrado en el equipo de gobierno hacía falta más que eso. De hecho, lo que molesta son las elecciones al Parlament del 27 de septiembre. Un eventual acuerdo con Colau tensaría las relaciones con CiU al ponerse de lado de quien les ha arrebatado su plaza más preciosa. Además, agitaría los fantasmas del tripartito, algo que les podría restar apoyos en unas elecciones en las que se juegan su futuro político.

Respuestas económicas

Así que de momento, a esperar por lo menos estos tres meses. Fuentes republicanas explicaban ayer que tampoco han tomado una decisión sobre si votarán a favor de la líder de BC o si se abstendrán. Están pendientes de que los negociadores del futuro equipo de gobierno les den algunas respuestas sobre asuntos importantes referidos al crecimiento económico, por ejemplo si se mantiene la subvención al Circuit de Barcelona-Catalunya, por lo que Bosch apuesta.

Quienes tampoco tienen una decisión tomada acerca de la investidura de Colau son los socialistas, pese a que se decantarían por un voto afirmativo como señal de colaboración. Jaume Collboni ha apostado por incorporarse al gobierno de la ciudad desde el primer día. Con sus cuatro concejales, los socialistas habían vendido su experiencia de más de 30 años en el ayuntamiento como aval de la estabilidad necesaria.

Incorporación aplaudida

Pero descartada la entrada de ERC, a Colau lo que menos le interesaba era incorporar de forma estable a un partido asimilado al pasado, pese a la renovación del equipo hecha por Collboni. No obstante, en un giro inesperado, Colau confirmó ayer que el exsocialista Jordi Martí será el gerente del ayuntamiento.

La incorporación, adelantada por la SER, se vería con buenos ojos tanto por sus excompañeros de partido como por ERC. Aunque ERC tenía entre sus filas a MES (partido de nueva creación del que es portavoz Jordi Martí), desconocía las conversaciones entre el expresidente del grupo municipal socialista y Colau.

Con este panorama de gobierno en minoría, al menos de momento, Colau está diseñando las responsabilidades de su equipo, que se repartirían en cuatro áreas: Democracia y Participación; Derechos (con Bienestar, Educación y Cultura); Urbanismo (con Medioambiente), y Economía y Empleo, que se podrían traducir en sendas tenencias de alcaldía y tener al frente a los números dos, tres, cuatro y cinco de la lista de BC, respectivamente Gerardo Pisarello, Laia Ortiz, Jaume Asens y Janet Sanz. Pero para eso hay tiempo hasta el siguiente pleno, en un mes.