Ir a contenido

...Y con el PP en Madrid

Los conservadores dan a C's la vicepresidencia primera del Parlamento autonómico

Ambos partidos avanzan en la negociación para facilitar la presidencia a Cifuentes

PILAR SANTOS MADRID

Angel Gabilondo, el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, entraba ayer cabizbajo a la Asamblea autonómica, y no solo porque hacía pocas horas que había recibido la noticia de la muerte de su compañero de filas Pedro Zerolo. Gabilondo también fue consciente ayer de que, salvo sorpresas de última hora, no podrá ser el presidente de los madrileños. Ciudadanos está pergeñando un acuerdo de Gobierno con el PP que ayer quedó plasmado en la composición de la Mesa de la Cámara, donde el partido naranja, con solo 17 escaños, ostentará nada menos que la vicepresidencia primera.

"Uno no es tan ingenuo como para pensar que cuando se da un paso no se empieza a andar", dijo el que fue fraile antes de profesor de Filosofía para darse por enterado de que la candidata del PP, Cristina Cifuentes, está a punto de cerrar las negociaciones con Ignacio Aguado, jefe de filas del partido naranja en el Parlamento. Tanto Aguado como Cifuentes insistieron en que una cosa es la Mesa y otra el Gobierno, pero el resto de fuerzas han entendido el mensaje: Ciudadanos se ha decantado por el PP en detrimento del PSOE y Gabilondo, al que podrían haber hecho presidente con apoyo de Podemos.

Tanto los socialistas como Podemos cargaron contra el partido de Albert Rivera por llenarse la boca con sus demandas para limpiar de corrupción los partidos políticos y facilitar a la vez que los conservadores, afectados por varios casos de corrupción, mantengan el poder en la Comunidad, donde gobiernan desde 1995. Los críticos lo tuvieron fácil porque, mientras los nuevos diputados votaban la composición de la Mesa del Parlamento, agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil estaban registrando varios ayuntamientos de la región gobernados por el PP por la investigación sobre la red de corrupción Púnica. En concreto, el alcalde de Alcobendas, Ignacio García de Vinuesa, estaba tomando posesión de su acta como diputado cuando la Guardia Civil se encontraba en su consistorio pidiendo documentos sobre algunos contratos.

Registros de la Púnica

Cifuentes explicó tras la primera sesión de la legislatura que los registros por la Púnica no afectan las negociaciones con Ciudadanos, que continuarán hoy. La jefa de filas de los conservadores añadió, además, que ella lleva en su programa que los diputados se comprometen a dejar el acta si resultan imputados o investigados formalmente por corrupción.

"Ciudadanos va a tener que dar muchas, muchas, muchas explicaciones", advirtió el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando. El líder socialista, Pedro Sánchez, guardaba cierta esperanza de poder ganarse a Rivera para hacer presidente a Gabilondo, que fue una apuesta personal suya por la que echó a Tomás Gómez y se enfrentó a su partido en Madrid.

Cifuentes, sin mácula

El secretario de organización de Ciudadanos, Fran Hervías, al igual que Aguado, tampoco dio por cerrado el pacto con Cifuentes, pero destacó que ni ella ni ninguno de sus diputados está salpicado por corrupción. Hervías calificó de "hito histórico" que un partido como Ciudadanos, desde fuera del Gobierno, "esté condicionando a los viejos partidos con sus demandas y logrando un cambio real". Además, el alto cargo del partido naranja defendió que su formación está intentando dialogar "con todos para que no reine el caos y la ingobernabilidad en España".

La décima legislatura ya ha echado a andar en Madrid. Paloma Andrados (PP), exconsejera de Empleo de Esperanza Aguirre, fue elegida presidenta de la Mesa, donde estarán representadas las cuatro fuerzas parlamentarias (PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos).