ARTÍCULO EN LA 'NEW LEFT REVIEW'

Cartografía de Podemos

Iglesias admite el temor a que los pactos tras el 24-M les impregnen de "olor a partido viejo"

El secretario general del Podemos, Pablo Iglesias, en una rueda de prensa.

El secretario general del Podemos, Pablo Iglesias, en una rueda de prensa. / AFP / PIERRE-PHILIPPE MARCOU

3
Se lee en minutos
IOLANDA MÁRMOL / MADRID

Pablo Iglesias echa de menos sus clases en la facultad de Ciencias Políticas, que abandonó con resignación hace un año cuando se convirtió en eurodiputadoeurodiputado. Pero el profesor sigue latiendo ahí dentro y, en ocasiones, el secretario general de Podemos lo rescata para explicar a los lectores extranjeros qué demonios es ese partido y qué significa en el engranaje del sistema político español. Lo hace en un artículo con visos de ensayo --'Understanding Podemos' (Comprendiendo a Podemos)-- y en una extensa entrevista --'Spain on the edge' (España en el filo)-- publicados ambos en la última edición de 'New Left Review', una prestigiosa publicación británica de análisis político cuya versión en español se edita con el apoyo del Instituto de Altos Estudios Nacionales de Ecuador.

A lo largo de 20 páginas, Iglesias traza minuciosamente la cartografía por la que navega Podemos, en un recorrido analítico que abarca desde la transición hasta las elecciones del 24-M, y explica las condiciones que posibilitan la germinación de un partido como el suyo, que pasa de ser una hipótesis académica a una papeleta en las urnas gracias a la capacidad de Íñigo Errejón --único compañero al que nombra-- y en, buena medida, gracias también a la mirada corta de IU. Con cierta irreverencia, recuerda cómo siendo asesor de la coalición de izquierdas trató de convencer a sus dirigentes de que debían aprovechar la brecha abierta por la crisis del régimen del 78 e introducir primarias abiertas y otras propuestas para parecerse más a la gente que estaba protestando en las calles. "El terco conservadurismo de los líderes de IU, incapaces de asumir otros estilos y perspectivas, y el desdén de algunos grupos de activistas, nos forzó a poner nuestra hipótesis en práctica en una soledad virtual", describe Iglesias.

LAS "BATALLAS MEDIÁTICAS"

Lo verdaderamente interesante de esta suerte de wikipodemos es que, más allá de aportar claves para principiantes y desquites personales, Iglesias se adentra en un turbio pantano de pactos, futurología y diagnóstico interno. Admite, por ejemplo, que los partidos envejecen muy rápido y que el suyo ya no cuenta con el plus de lo nuevo. "Ya no parecemos 'outsiders', el elemento de novedad se ha diluido", conviene.

"Podríamos caer en contradicciones que pueden minar nuestro objetivo primordial: concurrir a las elecciones generales con la mejor esperanza de redefinir el campo de fuerzas políticas en España", reflexiona Iglesias, a la par que da por hecho que a partir de ahora habrá más ataques de la "casta" y menos apoyos en las televisiones. "Necesitamos asumir que nuestras batallas mediáticas no van a ser conducidas en las mismas condiciones beneficiosas que ante". El máximo dirigente de Podemos apunta en el artículo --escrito días antes del 24-M-- algo que ya ha venido insinuando en sus últimas comparecencias: que deben "reafinar el discurso" para no empezar a oler a partido viejo.

Noticias relacionadas

Aun así, Iglesias considera que Podemos es ahora "más fuerte" y que la verdadera contradicción la tienen los socialistas. "Nuestra meta vital este año es adelantar al PSOE, una condición esencial para el cambio político, aunque no consigamos superar al PP. La hipótesis de los socialistas dando un giro de 180 grados y rechazando políticas de austeridad, para que podamos alcanzar un entendimiento solo se dará si efectivamente les sobrepasamos. A ese nivel, el PSOE o acepta el liderazgo de Podemos o comete un suicidio político sometiéndose al del PP".

Insiste en que el objetivo de Podemos son las generales y anuncia que en Catalunya esperan unos buenos resultados. "En las elecciones generales podríamos convertirnos en la primera fuerza política en Catalunya, lo que explica mucho sobre lo que está sucediendo allí: Podemos podría estar en la mejor posición para abrir un proceso democrático que pudiese llevar a una solución de este problema", afirma, aunque subraya que su partido prioriza "la cuestión social" a "la cuestión nacional".