comisión de investigación

Alavedra: "No diré nada que comprometa al 'president' Pujol"

El 'exconseller' de CiU esquiva el 'caso Pretoria' y todos los asuntos oscuros que rodearon a su actividad política

El ’exconseller’ Macià Alavedra conversa con el presidente de la ’comisión Pujol’, David Fernàndez, este martes en el Parlament.

El ’exconseller’ Macià Alavedra conversa con el presidente de la ’comisión Pujol’, David Fernàndez, este martes en el Parlament. / JULIO CARBÓ

Se lee en minutos

RAFA JULVE / JOSE RICO / BARCELONA

Hombre de Jordi Pujol hasta los restos. Macià Alavedra, 'exconseller' de Governació (1982-1986), de Indústria (1987-1989) y de Economia (1989-1997), ha comparecido este martes en la comisión de investigación del Parlament sobre el fraude fiscal y la corrupción, y lo ha hecho sin aclarar ninguno de todos los asuntos turbios que le han rodeado. Se ha negado a responder cualquier pregunta sobre el 'caso Pretoria', por el que el fiscal le pide casi siete años de cárcel por corrupción urbanística, y ha defendido al fundador de CiU a capa y espada. "No diré ninguna cosa que comprometa al 'president' Pujol", ha avisado. "Me creo absolutamente su versión del legado. Ha sido un gran presidente", ha rematado.

"No se trata de ninguna operación urbanística, se trata de una intermediación pura y simple sin ningún tráfico de influencias porque no hablé con nadie ¿Cómo puede haber tráfico de influencias si no conoces a nadie?". Esa ha sido la mayor aclaración que ha efectuado Alavedra sobre el 'caso Pretoria', en relación a sus supuesto contactos con dirigentes de Badalona y Sant Andreu de Llavaneres. Sobre otros asuntos, sobre su participación en el llamado sector negocios de CiU para recaudar fondos para el partido, el 'exconseller' ha jugado al "no me acuerdo" ante algunas preguntas o ha negado la mayor en otras. Incluso ha afirmado estar arrepentido de haberse dedicado a la política tras pasar por el mundo empresarial porque ha dejado entrever que eso le perjudicó desde el punto de vista personal. En cambio, ha rechazado que se beneficiara de su paso por el Govern de la Generalitat cuando posteriormente pasó a ostentar cargos de alta representación en Autopistes de CatalunyaAbertis y los laboratorios Kern Pharma.

NEGOCIOS Y DINERO EN EL EXTRANJERO

Como ya hiciera el propio Pujol, a Alavedra también se le ha escapado alguna reprimenda a los diputados en varias preguntas. Entre medias, no ha dejado de echar pelotas fuera cuando se le ha recordado el llamado 'caso Caric', sobre favoritismos a las empresas que pagaban un “impuesto” al partido. "Yo nunca me he ocupado de la financiación del partido", ha proclamado, ha vuelto a negar cualquier tejemaneje en ese sentido y también ha rechazado que el empresario Javier de la Rosa hubiera financiado bajo mano a Convergència. Sobre sus negocios con él, en cambio, ha ensalzado su participación en el impulso del parque temático de Port Aventura, puesto que permitió que este saliera adelante y ahora genere "tantos puestos de trabajo".

En todo caso, Alavedra ha tratado de demostrar que no se enriqueció con la política. Para ello ha subrayado incluso que sus socios empresariales están "mucho mejor" económicamente que él. "Entrar en política no ha tenido nada que ver con mi enriquecimiento", ha espetado. También ha resaltado que todo el dinero que tenía en el extranjero está regularizado.

Noticias relacionadas

TRADUCCIÓN "HORROROSA" DE SUS GRABACIONES

El 'exconseller' también ha quitado trascendencia a las grabaciones de sus conversaciones telefónicas con personas como Lluís Prenafeta. "Si durante dos años los grabaran, quedarían alucinados de lo que se llega a decir", se ha escudado primero. Posteriormente ha arremetido contra la traducción del catalán al castellano que la Guardia Civil ha efectuado de esas charlas. "Eran traducciones horrorosas. 'Entesos' me lo tradujeron por un 'Jesús', y yo no conozco a ningún Jesús. Lo ha traducido gente que no entiende el catalán", ha afirmado.