09 jul 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA AL CANDIDATO A LAS PRIMARIAS DE PODEM PARA EL 27-S

Albano Dante Fachin: "La sumisión a CiU y sus chantajes tienen un límite"

"El 9-N voté. Puse una pegatina del 'No al TTIP'

Yo quiero decidir sobre muchas cosas", afirma

RAFA JULVE / BARCELONA

Entrevista con Albano Dante Fachin, candidato a las primarias de Podem / JOAN PUIG / VÍDEO: MONICA PELLICCIA

Activista y fundador de la revista 'Cafè amb llet', azote de las políticas neoliberales, Albano Dante Fachin ha decidido dar un paso al frente y se ha presentado a las primarias de Podem que entre este lunes y el 10 de junio servirán para elegir al candidato a las elecciones del 27-S. Su manifiesto programático aboga por construir una amplia mayoría social y política de la izquierda alternativa que permita derrocar a CiU. La cúpula del partido que lidera Pablo Iglesias le avala y considera que sus propuestas marcan un buen camino a seguir.

-¿Qué deberían aceptar otros partidos como ICV, EUiA o Procès Constituent para sumarse a esa mayoría social que usted reclama?

-Yo ahora estoy presentando una candidatura a las primarias de Podem, no estoy en un dinámica de partidos, de este sí o este no. Mi manifiesto habla de empezar de cero, de hacer las cosas de otra manera, de no limpiarle la cara a nadie. Y uno de esos aspectos es cómo se deciden las cosas. Ni yo, ni Joan Herrera ni Teresa Forcades seremos los que digan qué se ha de hacer. Será la gente. Yo me dirijo a los círculos de Podem y a quienes comparten objetivos y luchas con nosotros. Hay que conseguir una mayoría que permita que el 28-S CiU no continúe marcando el paso.

-¿Se podría exportar la experiencia de Barcelona en Comú?

-Ese caso enseña mucho, pero trasplantar experiencias sería un error. No porque niegue el formato, sino en el sentido de que lo que se haya de construir se debe volver a construir. Ahora todos queremos ser Adas Colau, pero aquí no hay Adas Colau. El camino se debe empezar a andar.

-¿Qué medidas aplicarían inmediatamente si ganaran?

-Un plan de rescate ciudadano; una auditoría ciudadana para saber qué se debe, a quién y por qué, e impulsar un referéndum sobre el TTIP (el tratado de libre comercio entre la UE y EEUU).

-¿Con qué dinero harían esos planes de ayuda social?

-Hay que tener una visión amplia. En la sanidad, por ejemplo, está demostrado que reforzar la financiación de la atención primaria, la prevención, abarata los costes porque abandona el hospitalocentrismo. Lo mismo sucede con otros sectores.

-Sobre esa cuestión, usted escribió que ERC ha sido «la marca blanca de la corrupción sanitaria de CiU».

-Conozco a mucha gente de ERC y los considero compañeros de lucha en el ámbito sanitario. Ahora bien, políticamente a ERC se le ha obligado a solo apoyar no unas políticas inaceptables, sino a mantener unos silencios y una falta de respeto democrático... Y eso se vio cuando ERC se posicionó contra el Consorci Sanitari de Lleida que proponía CiU. Entonces se tambalearon los acuerdos entre ambos y Mas pareció condicionar el 27-S a cumplir los pactos. ¿Aceptar las políticas de Boi Ruiz es la moneda de cambio para poder votar? Me da la sensación de que eso a ERC le empieza a ser inaceptable.

-Usted también ha sido muy crítico con el proceso soberanista; entiende que está en manos de unas élites pese a tener a mucha gente detrás.

-He sido muy crítico con el proceso por cómo ha funcionado hasta hoy. Se ha hablado mucho de unidad, pero cuando CiU habla de unidad habla de sumisión.

-¿Han caído en esa sumisión ERC y la CUP?

-(Silencio). Las cosas han ido como han ido. Nadie tiene la solución, pero han sido dos años en los que todo el mundo ha tenido que aprender. Yo ya dije aquello de la marca blanca para avisar. Veo todo eso y digo: ¿de verdad aceptaremos ese chantaje? Se ha hecho muy mal porque CiU continúa marcando el paso. Cada uno se ha sentido más o menos cómodo durante este tiempo, pero cada vez hay más actores que se sienten incómodos. La sumisión de CiU y su chantaje tienen un límite.

-¿Votó el 9-N?

-Sí. Tuve que desplazarme 100 kilómetros para votar. A mí me pones una urna y me dan ganas de votar.

-¿Me puede decir qué votó?

-Cogí una pegatina del 'No al TTIP' y la puse en la urna. Vi el esfuerzo que se hizo para que se pudiera votar y pense que tenía que participar. ¿Y por qué puse esa pegatina? Porque para mi era la manera de decir que yo quiero decidir sobre muchas cosas. Y no es una manera de escaparse. Yo creo en el derecho a decidir, y CiU habla del derecho a decidir pero después vota con Ciutadans en contra de que se haga un referéndum sobre el TTIP.