08 ago 2020

Ir a contenido

LA EXPANSIÓN DE LA FUERZA DE LA IZQUIERDA ALTERNATIVA

La Catalunya de la CUP

El partido independentista se sitúa como cuarto partido en número de concejales, con 372 representantes Con 221.746 votos, logra la mayoría absoluta en nueve localidades

RAFA JULVE
BARCELONA

El trabajo de «hormiguita» que dice hacer la CUP desde hace años continúa dando sus frutos. En el 2012 saltó del municipalismo al Parlament y consiguió tres diputados. En estas últimas elecciones locales, impulsada por la notoriedad que han alcanzado David FernàndezQuim Arrufat e Isabel Vallet en la Cámara catalana, así como por su labor en los ayuntamientos donde ya estaba presente, la fuerza independentista ha continuado expandiendo su proyecto alternativo hasta el punto de que ya se sitúa en puestos de Liga de Campeones.

Hace cuatro años obtuvo 62.206 votos y 101 concejales y se hizo con la alcaldía en tres localidades: Celrà (Gironès), Viladamat (Alt Empordà) y Navàs (Bages). En esta ocasión ha reeditado la mayoría absoluta en las dos últimas y la ha conseguido en la primera, pero, además, esa mayoría absoluta la ha estrenado en otras seis poblaciones y ha conseguido una mayoría simple en otras cuatro.

El balance final es el siguiente: 221.746 votos (el 7,12% del total) y 372 concejales, tres de los cuales serán los encargados de llevar las siglas del partido por primera vez al Ayuntamiento de Barcelona, donde pueden jugar un papel relevante como muleta de Barcelona en Comú. En la capital, la CUP es la séptima fuerza, pero en el conjunto de Catalunya asciende a la cuarta plaza, solo superada por CiU, ERC y el PSC. En el 2011 era la sexta.

Sant Cugat y Reus

En concreto, los otros seis municipios con mayoría absoluta de la fuerza independentista son Viladasens (Gironès), Ordis (Alt Empordà), Els Guiamets (Priorat), Mieres (Garrotxa), Verges (Baix Empordà) y Vilella Alta (Priorat). Se trata de municipios poco poblados, correcto, pero lo cierto es que la CUP también ha experimentado un notable empuje en otras localidades de mayor densidad. En Berga, por ejemplo, es la más votada pese a no tener la mayoría absoluta, y lo mismo ha sucedido en Capellades (Anoia), Monistrol de Calders (Bages) y Ripollet (Vallès occidental). En algunos de estos casos el partido se ha acogido a una estrategia que no le ha ido nada mal: forjar alianzas con otras organizaciones de similar espectro político para poder arrastrar más simpatías. Sant Cugat del Vallès, donde se ha situado en segunda posición tras CiU, y Badalona son dos claras muestras. La segunda con especial trascendencia, porque si los independentistas y Podem se alían finalmente con otros partidos de izquierda, expulsarán a Xavier García Albiol de la alcaldía, y todo indica que la mejor situada para ocupar el puesto será Dolors Sabater. Sería como un doble éxito para ellos: lograr la vara de mando en la tercera localidad de Catalunya y, para más inri, desalojar al PP de su mayor feudo.

Aparte de que se les han abierto las puertas en los ayuntamientosde LleidaTarragona y Barcelona y de que repiten en Girona, otra ciudad con especial interés en estas elecciones locales era Reus. Fue precisamente la CUP la que destapó el 'caso Innova' y puso en un brete al resto de partidos, especialmente a CiU, por un supuesto escándalo de cobro de comisiones ilegales entre políticos y presuntas irregularidades en empresas municipales. Aquella labor de «hormiguitas» para sacar todos los trapos sucios del consistorio ha tenido su recompensa, pues los independentistas han pasado de un concejal que tenían hace cuatro años a los seis que obtuvieron el pasado domingo. Solo los nacionalistas les superan en un representante, aunque pierden tres y tendrán difícil gobernar tras hacerlo durante un tiempo con el PP en el pasado mandato.

Como anécdota, fiel a su idea de avanzar hacia los Països Catalans, la CUP ha conseguido dos concejales en Pedreguer, en Alicante.