09 ago 2020

Ir a contenido

El 'ciclón Colau' se impone a Trias en 6 de los 10 distritos

La movilización de la zona alta, con la mayor participación, no logra reeditar a CiU

Barcelona en Comú vence con holgura en los tradicionales feudos socialistas

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Ada Colau y sus compañeros de candidatura celebran la victoria de Barcelona en Comú en las municipales.

Ada Colau y sus compañeros de candidatura celebran la victoria de Barcelona en Comú en las municipales. / FERRAN SENDRA

Seis a cuatro. El ciclón Ada Colau se impuso ayer en la mayoría de distritos del mapa barcelonés, mientras que el hasta ahora alcalde Xavier Trias solo lograba defender sus cuatro feudos tradicionales: Sarrià-Sant Gervasi, Les Corts, Gràcia y el Eixample. Y eso que la zona alta protagonizó una sorprendente movilización rumbo a las urnas, como temiendo lo que estaba por suceder. Pero aunque en el conjunto de Barcelona les separaron unos 17.000 votos, Barcelona en Comú barrió en los cinco distritos que en el 2011 aún abanderaba el PSC, al que sumó Sants-Montjuïc, donde CiU retrocedió esta vez.

Toda Barcelona respondió al trepidante duelo Trias-Colau. Pero el top de participación lo encabezaron Sarrià-Sant Gervasi (66,25%, frente al pírrico 38,6% del 2011) y Les Corts, aunque en ambos casos el voto fue poco útil porque se redistribuyó entre los conservadores Ciutadans y PP. Y también en el Eixample, la zona más poblada, Trias perdió peso.

ZONA DE IZQUIERDAS / Por contra, el más modesto de la ciudad, Nou Barris, solo ganó dos puntos de participación aunque la cuota para Barcelona en Comú fue rotunda con un 33,8% de sufragios. Solo Ciutat Vella se desapasionó en la contienda, y ganó abstenciones, aunque el peso de la izquierda fue devastador.

La reforma de la Diagonal y el paseo de Gràcia se han convertido en los legados urbanísticos más sellados en la memoria de muchos barceloneses, solo rentabilizados en sus respectivos distritos. Para el resto parecen haber sido casi un estigma frente al discurso social de Colau.

La polaridad también ha hecho estragos en el PSC, que solo ha logrado ser segunda fuerza en Nou Barris al caer del podio en la mayoría del territorio. Pero el debate soberanista tampoco ejerció de brújula en los barceloneses cuando lo que se disputaba era el liderazgo y el modelo de ciudad. Y de poco le sirvió al PP contar con el curtido Alberto Fernández Díaz, al que Ciutadans ha pasado por encima en todos los distritos menos uno, Ciutat Vella.