Ir a contenido

Díaz avisa "Si hay que ir a elecciones, se irá a elecciones"

El Parlamento rechaza por tercera vez la investidura de la candidata socialista como presidenta de la Junta

J. C. / SEVILLA

Susana Díaz, durante la tercera votación sobre la investidura en el Parlamento andaluz. / EFE / JULIO MUÑOZ

Susana Díaz, durante la tercera votación sobre la investidura en el Parlamento andaluz.
Susana Díaz no ha logrado todavía apoyos para su investidura

/

La mayoría del Parlamento andaluz ha rechazado por tercera vez, por 62 'noes' a 47 'síes' dar su confianza a Susana Díaz para que sea elegida presidenta de la Junta de Andalucía y pueda formar gobierno. Instantes antes de la votación, en una reunión con su grupo parlamentario, la socialista ha reprochado que el resto de partidos atiendan "más al tacticismo electoral" que a la responsabilidad institucional, por lo que ha advertido de que "si al final hay que ir a otras elecciones, se irá a elecciones, si alguien no las teme es el PSOE y esta candidata".

Las duras palabras de Díaz hacen alusión al enrocamiento del resto de fuerzas políticas. Todos los partidos tienen el ojo puesto en los comicios municipales de dentro de una semana, incluido el PSOE, al que los otros partidos acusaron estos días de no moverse un ápice de sus respuestas precisamente porque espera que esta falta de diálogo haga mella en el electorado el día 24 y pueda negociar desde una posición de mayor fuerza.

Pero la candidata trata de negar esta teoría. "No voy a permitir que Andalucía sea un cromo de nadie, quien piense eso se está equivocando", ha querido zanjar, para continuar asegurando entre aplausos que "esta votación no la vamos a ganar nosotros, pero ellos tampoco. Quienes perderán serán los andaluces".

"EXCUSAS" CONTRA LA INVESTIDURA

Díaz ha cargado contra quienes entienden "el diálogo desde la imposición", y ha reprochado que "quien ha ganado las elecciones tenga que asumir íntegramente lo que dicen quienes han perdido". Porque, ha dicho, "eso no es dialogar, es dogmatismo". Así, ha considerado que las propuestas del resto de los partidos son "excusas" para no facilitar la investidura, aludiendo a que algunos partidos rompieron ayer las negociaciones tras conocerse la investigación judicial sobre el concurso para la reapertura de la mina de Aznalcóllar. "La realidad del 22 de marzo es que hundimos al PP y paramos en seco a Podemos", ha apuntado, y algunos "todavía no se han repuesto".

Tras el tercer rechazo de la Cámara, el presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, no ha anunciado la fecha de la nueva sesión, por lo que ésta se producirá previsiblemente después de las elecciones del 24 de mayo y una vez que el PSOE-A tenga amarrado el apoyo a la elección de Díaz.

Los partidos de la oposición reiteraron estos días pasados su negativa a apoyar o facilitar la investidura, con el argumento de que pese a los contactos con el PSOE esta fuerza no había cambiado sus planteamientos y seguía sin dar respuesta a sus condiciones previas. De hecho, expresaron su sorpresa porque se hubiera convocado de nuevo el plenario sin que hubiera novedad alguna y sin garantía tampoco de conseguir el apoyo de alguna fuerza, de manera que Díaz lograse al menos las 16 abstenciones que le hacen falta (o la abstención en solitario del PP o la combinación de dos del resto de las fuerzas con presencia en la cámara). Salvo con Podemos, cuya reunión se prolongó durante casi tres horas, el resto de encuentros se han solventado en apenas media hora. El PP ni siquiera se llegó a sentar, exigiendo explicaciones por la investigación judicial sobre el concurso de adjudicación para la reapertura de la mina de Aznalcóllar. Un caso que salpica de lleno la gestión de la propia Díaz, que en precampaña se volcó en este proyecto como generador de empleo.

De momento, y a la espera de ver las alianzas que se deriven de las próximas elecciones municipales y autonómicas, los partidos de la oposición se mantienen firme en sus posiciones. Ciudadanos, el más favorable inicialmente dado que no oculta que comparte hasta el 80% de la hoja de ruta de Díaz para esta investidura, insiste en la firma de su decálogo anticorrupción, que supondría en la práctica la salida inmediata de Manuel Chaves, el expresidente del Gobierno imputado por el caso de los ERE.

Podemos mantiene su propuesta de retirar las cuentas de los bancos que desahucien y una reducción de cargos de confianza, para lo que piden además conocer la relación completa de estos puestos de forma que se pueda valorar la reducción de hasta el 10% que Díaz anunció en su investidura. El PP, por su parte, insiste en que de su propuesta de 146 puntos que le han hecho llegar a los socialistas, las medidas en materia de lucha anticorrupción, regeneración democrática y en materia fiscal son innegociables.

0 Comentarios
cargando