29 sep 2020

Ir a contenido

El Parlamento danés apoya diálogo democrático entre España y Catalunya

La mayoría de los grupos apoyan que se celebre una consulta, pero eluden intervenir en el proceso alegando que se trata de un "asunto interno"

Debate sobre la autodeterminación en Catalunya, ayer, en el Parlamento danés.

Debate sobre la autodeterminación en Catalunya, ayer, en el Parlamento danés. / ACN

La mayoría del Folketing (Parlamento danés) se mostró este martes a favor de apoyar una resolución en la que se insta a un "diálogo democrático y pacíficoentre España y Catalunya.

La resolución, que se votará el próximo día 19, fue apoyada por toda la Cámara, con excepción del ultraderechista Partido Popular Danés (DF), tercera fuerza parlamentaria.

El Folketing discutió durante tres cuartos de hora el derecho de los pueblos a la autodeterminación en relación con el caso catalán, a partir de una interpelación del partido Enhedslisten (Alianza Roja-Verde) al ministro de Asuntos Exteriores, Martin Liedegaard.

El social liberal Lidegaard apoyó en su alocución el diálogo, pero resaltó que se trata de un asunto interno entre Catalunya y el Gobierno español y que el Ejecutivo danés no se inmiscuye en la cuestión. Sostuvo que el derecho internacional no reconoce el derecho a la autodeterminación de Catalunya porque no hay una "grave violación" de los derechos humanos que lo justifique y defendió que las regiones españolas tienen "amplia autonomía" según los estándares europeos.

Jacob Lund, diputado del Partido Socialdemócrata, fuerza mayoritaria en la coalición de gobierno, abundó en la falta de fundamento en el derecho internacional, aunque también instó a "tomar en serio los deseos de la gente" en el proceso catalán.

DIÁLOGO Y CONSULTA

El diputado rojiverde Nikolaj Villumsen, impulsor de la moción, coincidió en que Dinamarca no debe tomar parte en el conflicto, pero sí apoyar un marco de diálogo y que se celebre una consulta popular. Villumsen, partidario de asegurar el derecho de los pueblos a la autodeterminación, se mostró "preocupado" por la prohibición del referendo catalán y destacó que la situación está "estancada".

El socialista Holger Nielsen habló de "decepción" por el retroceso en las discusiones y apoyó un debate europeo sobre el derecho a una mayor autonomía, mientras que Mette Bock, de Alianza Liberal, pidió respeto al derecho de autodeterminación.

Otro de los soportes de la declaración, el Partido Conservador, matizó en cambio que la cuestión de Catalunya es un "asunto interno". Søren Espersen, portavoz del DF, justificó la abstención de su partido para remarcar la "extrañeza" que le produce que el Folketing se meta en una discusión sobre la "situación interna" de España.

El Folketing ha acogido en los últimos meses dos debates sobre el proceso catalán en sus salas anexas impulsados por la sección danesa de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), con el apoyo de un diputado de las Islas Feroe, región autónoma danesa, y de la Alianza Roja-Verde. La ANC ha organizado también una campaña de recogida de firmas en Dinamarca en la que hasta ahora casi 15.800 personas han respaldado la celebración de una consulta popular en Catalunya.