24 oct 2020

Ir a contenido

MUNICIPALES

Ada Colau invita a los barceloneses a elegir entre Trias y ella

La candidata de Barcelona en Comú empieza la campaña en la Barceloneta, emblema del turismo masivo

TONI SUST / BARCELONA

Ada Colau saluda a los asistentes a su acto de inicio de campaña en la Barceloneta.

Ada Colau saluda a los asistentes a su acto de inicio de campaña en la Barceloneta. / CARLOS MONTAÑÉS

"Seré la alcaldesa de todos", ha proclamado Ada Colau, candidata de Barcelona en Comú a la alcaldía de la capital catalana. Lo ha hecho ante las 500 personas que este jueves han acudido al acto con el que ha iniciado su campaña bajo el lema 'Guanyem Barcelona'.

El barrio de la Barceloneta ha sido el elegido por alcaldable como emblema de los males del turismo: "Es seguramente el ejemplo más claro de privatización del espacio público". Colau ha subrayado que las encuestas dibujan un escenario claro: o Xavier Trias repite como alcalde de Barcelona o CiU pierde el poder y es Colau quien se hace con la vara de mando.

La alcadable ha llamado a los ciudadanos a movilizarse y a convencer a los indecisos. También los abstencionistas forman parte del grupo al que Barcelona en Comú quiere persuadir prioritariamente para que vote a favor del cambio que propone la candidatura.

POCO ECO EN LA UPF

El jueves por la mañana, no muy lejos de la Barceloneta, Colau hablaba en la Universitat Pompeu Fabra, en el campus de la Ciutadella, donde apenas reunió a una treintena corta de estudiantes.

Estupefacta, la exportavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, supo darle la vuelta al asunto y se mostró "desconcertada". "¿Por qué ha venido tan poca gente?", preguntó, recalcando que eso era especialmente sorprendente en vista de que, dijo, el cambio de alcalde es posible y de que la situación de los jóvenes es preocupante. "Os quieren esclavos", afirmó y a continuación pidió explicaciones a los asistentes de por qué no habían venido los ausentes.

Tímidos, algunos estudiantes se explicaron: problemas con la difusión del acto, una supuesta tendencia conservadora. "Aquí llena Xavier Sala Martín", afirmó un asistente. Al final, la oradora concluyó que el problema era de la propia organización.

CRUCERISTAS QUE NO GASTAN

Colau presentó su proyecto y abundó en algunos de sus apartados, como el del turismo, del que dijo que sus beneficios no se generalizan y no siempre son significativos. En el caso de los cruceristas afirmó que no está tan claro que dejen mucho dinero en la ciudad. "El 40% no baja del barco", aseguró. Y del resto afirmó que muchos van del barco a otros medios de transporte para seguir viajando. "Tenemos que ver si los cruceros nos salen a cuenta". Colau rechazó que se deba primar el turismo que gasta: "No quiero una ciudad a la que solo vengan pijos".