Ir a contenido

RECHAZO A LA ELECCIÓN DE LA PRESIDENTA ANDALUZA

Díaz tampoco tiene asegurada la investidura en la segunda ronda

Ciudadanos marca la pauta y anuncia el 'no' también en la votación del viernes

Podemos reclama "hechos verificables y no gestos" para dar su apoyo al PSOE

JULIA CAMACHO / SEVILLA

El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, durante la intervención de Díaz.

El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, durante la intervención de Díaz. / EFE / JULIO MUÑOZ

Punto muerto. Cuando las posiciones parecían haberse acercado y apuntaban a la que la investidura de la socialista Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía estaría hecha a finales de semana, tanto Ciudadanos como Podemos han vuelto a enrocarse en sus negativas y han endurecido sus planteamientos. Un cambio de postura que se entiende en clave interna por los rechazos que en las respectivas bases había provocado la insinuación de una posible abstención.

El Parlamento andaluz se ajustó ayer al guion en primera vuelta y dijo 'no' a la investidura de Díaz, que necesitaba la mayoría de la Cámara y se quedó solo con los votos socialistas. Pero los gestos del PSOE denotaban el nuevo rumbo de las negociaciones para la segunda vuelta. Por la mañana, asistieron a un discurso de mano tendida por parte de Ciudadanos, de "arrimar el hombro con acuerdos puntuales" y "no romper nada sino sumar". El líder de C's en Andalucía, Juan Marín, animó a los cambios "profundos" anunciados el día anterior por Díaz, pero minutos después, al terminar su intervención, ponía freno a las esperanzas del PSOE y daba un paso atrás remarcando el no en segunda vuelta si no se aceptaban sus condiciones.

Y es que durante el discurso de Marín, su líder nacional, Albert Rivera, reclamó de nuevo que el PSOE-A firme el decálogo anticorrupción al que se comprometió el fin de semana. Se iba a hacer público con pompa y boato estos días, pero la firma se estancó al parecer por parte de los socialistas. Rivera insistió en que el pacto debía entrar en vigor nada más firmarse y requería la renuncia por escrito a sus escaños en las Cortes de los expresidentes imputados por el caso de los ERE Manuel Chaves José Antonio Griñán. C's se hizo valer así en un escenario que le está contaminando y puede tener consecuencias el 24-M. Por eso se muestra desconfiado y reclama hechos que exhibir ante su electorado.

En el mismo escenario está Podemos. Teresa Rodríguez agradeció los guiños. "Nos gusta la letra y la música, pero hay que esperar a ver cómo se ejecuta", dijo, reclamando "hechos verificables y no gestos". E insistió en sus reclamaciones respecto a los desahucios y a la reducción de cargos de confianza.

LA ALTERNATIVA

Podemos reconoce que algunos miembros pueden "estar dudando" acerca de si abstenerse, pero sabe que sus bases prefieren esperar a que, finalmente, sea el PP quien asuma la responsabilidad de mantener el sistema del 78 y ceda aunque sea tras las elecciones municipales. En esta línea, el líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, se erigió como alternativa de facto con su propio discurso de investidura, con hasta 146 propuestas que espera negociar con un PSOE-A que hasta ahora ha sido "como un muro".

0 Comentarios
cargando