CITA CON LAS URNAS

Candidatos paracaidistas

PSC y PPC han presentado más de 200 listas fantasma, integradas por personas ajenas al municipio

Socialistas y populares defienden este recurso ante la dificultad para forjar candidaturas

Una niña ’vota’ en un colegio electoral de Barcelona, en las municipales del 22 de mayo del 2011.

Una niña ’vota’ en un colegio electoral de Barcelona, en las municipales del 22 de mayo del 2011. / DANNY CAMINAL

Se lee en minutos

JOSE RICO / BARCELONA

El siguiente episodio sucedió en octubre del 2009. La Junta Electoral Central telefoneó a María Yolanda Larren Baños, una afiliada al PP de Palencia que residía en esta ciudad, para comunicarle que debía asumir la alcaldía de Tiurana, un minúsculo enclave de la comarca leridana de la Noguera donde acababa de dimitir el regidor que había ganado las elecciones. «Entonces me ofrecieron presentarme y me pareció bien porque es un pueblo que me gusta mucho. He estado allí de vacaciones. Pero mi vida ha cambiado mucho en dos años y ahora no puedo trasladarme», reconoció la sorprendida militante, que rechazó el cargo y dejó el pueblo en manos de un gestor.

Larren era lo que en el argot político se conoce como un cunero o un 'paracaidista', una persona desvinculada de la población en la que concurre y con la que un partido persigue dos objetivos: lograr más representatividad en diputaciones y consejos comarcales y arañar mayores subvenciones. Ambos factores dependen del número de votos y regidores obtenidos. Es una práctica muy arraigada en el PPC y de la que de golpe y porrazo se ha contagiado el PSC para salvar numerosas candidaturas municipales que peligraban ante el mal estado electoral de la sigla. Entre socialistas y populares, el 24-M habrá unas 200 listas fantasma en Catalunya.

El recurso es totalmente legal, pero muchos partidos han cuestionado que sea éticamente correcto cuando el crédito de la política está en números rojos. La proliferación de 'paracaidistas' entre los candidatos del PSC ha sido detectada -y explotada políticamente- por una de las marcas segregadas del partido, el Moviment d'Esquerres (MES) que dirige el exlíder socialista en el Ayuntamiento de Barcelona Jordi Martí.

La mayoría de cuneros socialistas pertenecen a cuadros territoriales, aunque también hay algún que otro dirigente o cargo de primer nivel. He aquí un ejemplo: el diputado en el Congreso Joan Canongia, hombre fuerte del PSC en la Catalunya Central y alto cargo de la Conselleria d'Interior con Montserrat Tura, se presenta como cabeza de cartel en Els Omellons (Garrigues), un núcleo de 234 habitantes. En declaraciones a RAC 1, Canongia lo justificaba así: «¿Hemos de votar sobre la independencia? Pues también hemos de poder votar socialista». Es el argumento oficial de la dirección del partido: sin listas fantasma no sería posible votar socialista en muchos municipios ante la dificultad para confeccionar candidaturas.

Más ejemplos. La secretaria de participación y responsable de la oficina del Parlamento Europeo del PSC, Aroa Arauzo, lidera la lista de Ogassa (Ripollès). El primer secretario del PSC de Les Corts, Carlos Hornero, integra en solitario la candidatura de Castellar de la Ribera (Solsonès). El responsable de política municipal de Ciutat Vella, Antoni Estopà, concurre de número uno en Ivorra (Segarra). Y en una decena de pequeños enclaves, ningún miembro de la lista del PSC vive en el pueblo, pese a lo cual el portavoz socialista en el Parlament, Maurici Lucena, garantizó que todos los candidatos del partido «conocen la realidad municipal».

También en CiU

Noticias relacionadas

El portavoz parlamentario del PPC, Enric Millo, calcó el argumento socialista pero añadió que hay votantes del PPC en muchas localidades pequeñas que «tienen miedo» a ir en una candidatura por la presión independentista. Y en un gesto nada inocente, recordó que un amigo suyo residente en Valladolid es concejal en un ayuntamiento del País Vasco, donde los populares tuvieron problemas para rellenar su lista por la amenaza de ETA.

Dos 'paracaidistas' populares son el diputado José Antonio Coto, número siete en Guardiola de Berguedà pese a haber nacido en Figueres y ejercido toda su carrera política en Barcelona, y el líder de las juventudes en L'Hospitalet, Xavi Jiménez, cabeza de lista en Capellades (Anoia), donde tiene una casa de veraneo. En la comarca de Les Garrigues también se han detectado dos listas fantasma de CiU (Fulleda y Tarrés) que la federación considera simplemente «excepciones».