Ir a contenido

Convergència vende su sede

El partido ha cambiado las garantias que pesaban sobre el edificio a raíz del 'caso Palau'

XABIER BARRENA / BARCELONA

Dentro del proceso de refundación de Convergència, empiezan ya los cambios drásticos. Para empezar, el partido ha vendido su sede, en el número 331 de la calle de Còrsega de Barcelona, a escasos metros del paseo de Gràcia. Para ello, la fuerza de Artur Mas ha cambiado ante el juzgado número 30 de Barcelona las garantías legales que pesaban sobre el inmueble a raíz del 'caso Palau'. "Lo que demuestra que la sede, contra lo que se ha repetido, no estaba embargada", ha explicado este viernes el responsable de régimen interno de CDC, Francesc Sánchez. "Simplemente hemos cambiado las garantías", ha señalado Sánchez, que ha concretado que se han ofrecido una serie de locales del partido para cubrir el aval.

La operación se ha cerrado con el grupo inversor Platinum, tras el que se encuentra un operador de Hong Kong. El partido busca ahora "una nueva sede, más abierta a la ciudadanía y mejor preparada para el trabajo colectivo". La intención del partido es seguir operando como hasta ahora con una disminución del presupuesto del 30%. La licencia que pesa sobre el edificio hasta ahora es de oficinas.

CDC compro los dos edificios ahora unidos por un importe global de 625 millones de pesetas a la eléctrica Enher (hoy integrada en Endesa). En su momento, la compra-venta estuvo rodeada de cierta polémica cuando grupos de la oposición acusaron al partido de haber cerrado la operación con un precio por debajo del de mercado.

En julio del 2012, CDC entregó la escritura de su sede como aval ante la fianza de 3,2 millones de euros que le impuso el juez por el 'caso Palau' en concepto de responsabilidad civil subsidiaria por el saqueo del Palau de la Música.

Temas: CiU