entrevista

Albert Rivera: "Es compatible ser candidato a la Generalitat y a la Moncloa"

El líder de Ciudadanos afirma que su partido "garantiza la estabilidad de las reglas de juego sin romper con la Constitución, Europa ni el euro"

C’s garantiza la estabilidad de las reglas de juego sin romper con la Constitución, Europa ni el euro. / JOAN CORTADELLAS

4
Se lee en minutos
ENRIC HERNÀNDEZ / BARCELONA

Partido revelación del último cuarto de hora, Ciutadans / Ciudadanos se ha encaramado a la segunda plaza en intención directa de voto en unas elecciones generales y a la cuarta en escaños, según el Barómetro Político del GESOP. Su presidente, Albert Rivera, visitó el lunes EL PERIÓDICO para explicar el porqué de ese ascenso, sus propuestas y sus planes.

-¿Cómo se explica un crecimiento tan meteórico en tan solo cuatro meses, similar al de Podemos?

-El país está cambiando mucho. Los de Podemos son esprínters que van a caballo del legítimo cabreo ciudadano; nosotros somos corredores de fondo. Hasta diciembre no anunciamos que iríamos a las generales, y desde entonces, criticando lo que ha pasado, planteamos un debate más sereno, con alternativas a las recetas de PSOE y PP. España va sí o sí a un modelo de cuatro partidos, al menos a corto plazo. El bipartidismo como lo hemos entendido ha muerto.

-Allí donde varios partidos pugnan por la primera plaza se complica la gobernabilidad y se imponen pactos entre más de dos fuerzas. ¿Ciudadanos se ve en cualquier alianza?

-No descarto ninguna. En España hay que acabar con la lógica de los bandos y empezar a entender que quien se sienta en el escaño de enfrente no es tu enemigo, sino el representante de un compatriota. Vamos a alianzas a tres, y una reforma electoral, según el Barómetro del GESOP, no se podría aprobar con el apoyo de solo dos partidos. Las leyes importantes del país requerirán de consensos más amplios, y un pacto nacional sobre educación, por ejemplo, sería aconsejable que lo firmásemos los cuatro. Para España, eso puede ser un caos, como en Italia, o una oportunidad. Hay que cambiar el chip, y los partidos nuevos como Ciudadanos tenemos un doble reto: cambiar las reglas de juego, para que la gente vuelva a creer en la política, y garantizar la estabilidad del país. Frente a la prepotencia de las mayorías absolutas, ha llegado la hora de la generosidad y la humildad.

-¿Es Ciudadanos el Podemos de derechas con el que soñaba el Ibex?

-En absoluto. Nacemos de la sociedad civil, como Podemos, y con ellos y muchísimos españoles compartimos algunos diagnósticos sobre la corrupción y las injusticias sociales. Y tampoco somos un partido de derechas: en Europa estamos en el grupo demócrata liberal...

-Ahí han evolucionado, porque antes se asociaron a Libertas, vinculado a la ultraderecha europea...

-Sí, sí, reconocimos que fue un error, pero nuestro programa se ubica en el espacio de centro. Prohibir que los bancos condonen deudas a los partidos y aumentar el control fiscal de las grandes empresas no son iniciativas gratas para el sistema actual. Lo que sucede es que muchos ven en Podemos el peligro de llevar a España a los escenarios griego o venezolano. Y Ciudadanos garantiza la estabilidad de las reglas de juego, mejorando lo que no ha funcionado pero sin romper el marco constitucional ni abandonar Europa y el euro.

-Descríbame el modelo federal que Ciudadanos propone para España.

-Sería un modelo federal como el de Alemania o Austria. Hay que diferenciar nítidamente las competencias de cada Administración, aclarar cómo se financian y cerrar el desarrollo autonómico con más coordinación territorial. Las autonomías deben participar en la recaudación, siempre al servicio de la caja común del Estado. España debe asumir que es un país diverso, pero unido.

-Lleva tiempo picando piedra por toda España, en ciudades y platós de televisión. Cuesta creer que no encabece la candidatura de Ciudadanos a la Moncloa...

-Aún no he decidido si aspiraré a esa candidatura, porque en mayo hay unas municipales...

-¿Qué tienen que ver?

-El 14 de diciembre anunciamos que Ciudadanos se presentaría a las generales, y encuestas como la de este diario sitúan muy altas nuestras expectativas. Pero eso quiero verlo en las urnas y saber qué implantación tiene nuestro proyecto. Dicho esto, no reniego de mi liderazgo y sé que muchos esperan que asuma ese reto. Mi dilema personal, tras ocho años en el Parlament, es que ahora tenemos la oportunidad tanto de impulsar un cambio de gobierno en Catalunya como de ser decisivos en el conjunto de España.

-¿Es un dilema porque cree incompatible ser candidato al Parlament y a la Moncloa?

-Es compatible política y jurídicamente, pero antes habrá que valorar las elecciones de mayo y saber cuándo son las generales, que no tienen fecha. Pero encabece la candidatura al Parlament o no, y me presente a las generales ahora, en el 2019 o no lo haga, tenemos buenos equipos en Madrid, en Catalunya, en Valencia...

-C's niega valor plebiscitario a las elecciones catalanas. ¿Qué valor político tendría para usted que el independentismo las ganase con más del 50% de los votos?

-El que se le quiera dar. Le reconozco que podría tener un valor político, como también lo tendrá saber quién gana las elecciones generales en Catalunya.

Noticias relacionadas

-¿Se imagina a su candidata, Carina Mejías, colaborando con el alcalde Trias en Barcelona?

-En el gobierno municipal, no. Y no por Trias, sino por CiU. Apoyando cosas concretas, quizá.