la crisis en las filas conservadoras

Los barones del PP se distancian de las directrices dadas por Rajoy

Feijóo admite que la financiación del partido fue un error y pide hacer autocrítica

Monago se aleja de de las siglas y Bauzá aconseja humildad en pro de futuros pactos

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ayer, con Dolores de Cospedal en Ciudad Real.

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ayer, con Dolores de Cospedal en Ciudad Real. / EFE

Se lee en minutos

GEMMA ROBLES / MADRID

El mensaje que Mariano Rajoy lanzó el lunes a su junta directiva en forma de reprimenda por las divisiones internas -demandando que sus cargos se ciñan al discurso económico, exigiendo respeto a las siglas del PP y aconsejando la exposición de un discurso light frente a los ataques por corrupción- sonó lejano y extrañó a muchos de los barones, cargos y candidatos que estuvieron presentes en esa reunión. Así lo explicaron varios de ellos a este diario y así quedó plasmado en negro sobre blanco. Esa distancia entre el relato oficial de la dirección encabezada por Rajoy y otros sectores relevantes del partido volvió a quedar en evidencia ayer, una jornada que certificó que el movimiento de tierras que se está viviendo en el PP es algo más profundo que un hipotético choque de egos o guerra de poder entre la secretaria general de los conservadores, Dolores de Cospedal, y el vicesecretario andaluz Javier Arenas a raíz del nefasto resultado de Andalucía.

Pueden tomarse como muestra las declaraciones que tan solo 24 horas después de esa junta directiva hizo uno de los barones autonómicos con más peso (y algunos dicen que más futuro) en el PP, el gallego Alberto Núñez Feijóo. Se refirió a la financiación de su partido, esa que se ha estado investigando en la Audiencia Nacional a partir del caso Gürtel y el caso Gürtelcaso Bárcenas«La financiación de nuestro partido no la hemos hecho de forma correcta. Hemos pagado por ello. Hemos tenido personas que han utilizado la plataforma e ideas de un partido para enriquecerse. No puede ser que durante tanto tiempo no las hayamos detectado. Es un grave error. Un gravísimo error que ha costado y costará todavía mucho sufrimiento y dudas sobre la honorabilidad de los cargos del partido», sentenció Feijóo, marcando un punto de inflexión en lo que, hasta ahora, ha sido la respuesta de los populares a preguntas sobre corrupción.

 De hecho, en el transcurso de la junta directiva del lunes, Rajoy reclamó a los suyos que cuando les planteen el asunto de la corrupción, respondan con «humildad» que los populares están «tan abochornados» como todos los demás por lo sucedido en el partido, dado que según su versión lo desconocían. Sin más. Pero las palabras del presidente de Galicia al respecto dejan claro que las explicaciones de Rajoy saben a poco hasta a sus propios compañeros de filas.

En una entrevista en Onda Cero, Núñez Feijóo abogó además por hacer más autocrítica y aseveró que el Gobierno de Rajoy se ha volcado en apagar «el incendio» de la crisis, aunque les hayan faltado explicaciones. «Hemos sido poco sutiles y a veces poco explicativos», apostilló.

Te puede interesar

Otro de los presidentes autonómicos del PP, el balear José Ramón Bauzá, se distanció de esa solicitud hecha por Rajoy para que no hablen ahora de posibles pactos (especialmente con Ciudadanos). «Se trata de ser más estadistas que nunca y, si hay que llegar a acuerdos, de prescindir de egos e ideologías y ponerse a disposición de los ciudadanos», dijo Bauzá, que no parece tener fácil la reelección, según las encuestas.

Desde Extremadura, el presidente José Antonio Monago sorprendió con la presentación de un vídeo electoral que, a ritmo de rap, pretende acercarse a los más jóvenes (un sector que se el resiste al PP) y en el que se prescinde de siglas -esas para las que Rajoy pide respeto- y hasta del mensaje oficial del partido. Mientras, en Ciudad RealRajoy arropaba en un acto a Cospedal y arremetía otra vez contra Ciudadanos.