Ir a contenido

LA LUCHA ANTITERRORISTA

La yihad en tu calle

Muchos policías van a charlas sobre la yihad pues saben que están en el punto de mira

ANTONIO BAQUERO / BARCELONA

Curiosamente, lo primero que se les enseña a los policías locales y a los mossos de seguridad ciudadana que acuden a conferencias sobre yihadismo es algo que ya saben: que para los yihadistas ellos, los policías, son el principal objetivo. Prueba de ello es el policía asesinado a sangre fría tras el ataque contra la revista 'Charlie Hebdo' o el mensaje colgado en foros yihadistas en que se llama a los terroristas en Europa a secuestrar a un agente y grabar su decapitación.

En una sesión formativa que tuvo lugar hace dos semanas en Badalona, organizada por la Plataforma Sindical Unitaria en colaboración con el Sindicat de Policía de Catalunya, se insistió en que, cuando actúan en Europa, los yihadistas buscan golpes mediáticos como atentar contra judíos o contra símbolos del Estado. "Y en Catalunya el símbolo del Estado que tienen más a mano es el policía", explica uno de los conferenciantes.

En la sala, a los 225 policías locales, mossos y policías nacionales que asistieron se les explicó la amenaza a nivel local que constituye el Estado Islámico. Como aperitivo, el conferenciante mostró dos fotos de un joven. En una se le veía en Siria, donde se ha unido al Estado Islámico. En otra, el mismo joven se hace una foto en la parada de metro de La Salut. "Se trata de hacerles entender que el peligro yihadista no es una cosa lejana. Que la yihad está en las calles que ellos patrullan", dice el ponente.

¿QUÉ HAY EN LA CABEZA DE UN YIHADISTA?

"No se trata de enseñarles técnicas policiales. Ni de dar una clase sobre la historia del yihadismo. Hay que ir a lo que les interesa. Se les ayuda a entender qué hay en la cabeza de un yihadista, por qué el Estado Islámico tiene tanto éxito y qué puede hacer que un chico de aquí se quiera unir a ellos", añade.

Además, se insiste en la necesidad de que la policía "genere empatía" con esos colectivos. "No puede ser que muchos agentes no tengan ni idea de lo que es Islam, ni de cuáles son las fiestas de los musulmanes. Ese colectivo forma parte de nuestra sociedad. Hay que ir más allá del burka y saber cosas de su cultura. Y si se pueden conocer expresiones de cortesía en su idioma, mucho mejor", aconseja.

El conferenciante desmontó el tópico de que chilaba y barba larga son indicadores de extremismo. "Muchos yihadistas son hoy jóvenes conversos que visten a la occidental", dijo el ponente. La nueva realidad del yihadismo pone sobre la mesa otros elementos a los que la policía debe prestar atención.

LOS GRANDES OLVIDADOS

Hasta ahora, policías locales y mossos de seguridad ciudadana han sido los grandes olvidados a la hora de recibir formación sobre el yihadismo, que se daba solo a los agentes de las unidades de información. Esas carencias formativas dejaban a los agentes desprotegidos. Además, la falta de conocimiento les impide poder interpretar correctamente señales que pueden indicar fenómenos de radicalización.

"Por su seguridad y por la de los ciudadanos, esas charlas que se dan a los policías locales han de extenderse a todos los mossos", reclama David Miquel, portavoz del SPC, que también participó en esa charla.