30 sep 2020

Ir a contenido

CAMPAÑA DE LAS ELECCIONES DEL 22-M

El PP arremete contra Ciudadanos: "No quiero que a Andalucía se la mande desde Catalunya"

Rivera responde al delegado del Gobierno en Andalucía que Catalunya "también es España"

JULIA CAMACHO / SEVILLA

Antonio Sanz (izquierda), junto a Mariano Rajoy y Juan Manuel Moreno Bonilla, en un acto del PP en Jerez el pasado marzo.

Antonio Sanz (izquierda), junto a Mariano Rajoy y Juan Manuel Moreno Bonilla, en un acto del PP en Jerez el pasado marzo. / VÍCTOR LÓPEZ (EFE)

Las diferencias territoriales vuelven a cobrar protagonismo en la campaña electoral andaluza, especialmente en la que realiza el PP. Tras el vídeo elaborado por los conservadores extremeños recogiendo el abanico de tópicos sobre Andalucía, que fue interpretado por muchos como una ofensa, ahora es la formación regional la que entra en la confrontación. "No quiero que a Andalucía se la mande desde Catalunya, ni un presidente que se llame Albert", ha manifestado Antonio Sanz, delegado del Gobierno en Andalucía.

El líder de CiudadanosAlbert Rivera, ya ha replicado a Sanz que “Catalunya es España”, y ha ironizado con el hecho de que desde el PP, tan críticos con el proceso soberanista catalán, piensen "igual" en este sentido que el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Sanz, antiguo número 2 de Javier Arenas cuando este era el líder del PP andaluz, se soltó este miércoles en un mitin en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz): "No quiero que a Andalucía se la mande desde Catalunya, no quiero que mande un partido que se llama Ciutadans, que tiene un presidente que se llama Albert, con todo el respeto, a mí no me gusta que en Andalucía se mande desde fuera".

El delegado del Gobierno se despachaba así precisamente en territorio de su contrincante, dado que Juan Marín, el candidato de Ciudadanos a la Junta de Andalucía, es teniente de alcalde en esta localidad al apoyar al PSOE. Esta es precisamente la tesis con la que el PP pretende frenar la sangría de votos por la derecha que los sondeos auguran: la formación de Albert Rivera no tendrá ningún inconveniente de pactar con PSOE para que éste, que será probablemente la lista más votada, mantenga de nuevo el poder después de 33 años.

Argumentario del PP

Curtido en campañas electorales junto a su inseparable Arenas, Sanz recoge además el argumentario con el que el PP pretende templar los ánimos del votante insatisfecho que se le puede escapar a Ciudadanos, y es identificar a esta fuerza política como una formación de ámbito puramente catalán y que carece de un proyecto real para el resto del país, o incluso un proyecto nacional, y se limita a pescar en río revuelto.

Con estos mimbres, el candidato del PP Juan Manuel Moreno Bonilla no ceja en repetir que él representa la única opción de cambio verdadero en la región, el auténtico voto útil, y que cualquier otra opción es simplemente perpetuar al PSOE.

Rivera, "orgulloso de ser catalán, español y europeo"

Rivera no ha tardado en salir al paso a través de Twitter. "Señor delegado del Gobierno del PP en Andalucía, me da igual cómo usted se llame, apunte: Cataluña es España. ¿O piensa el PP como Artur Mas?". Posteriormente, en declaraciones a La Sexta, apuntaba que "el PP no ha entendido que en la España del siglo XXI no importa de dónde procedas, sino qué propones". Rivera se proclamaba "orgulloso de ser catalán, español y europeo", y de que España sea "unida pero diversa". Y arremetía directamente contra el PP al asegurar que esta formación "no gobernará ni Andalucía, ni Catalunya con un discurso como ese".

En este sentido, Rivera recordaba que él mismo es uno de los dirigentes mejor valorados por los andaluces, mejor incluso que el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, o incluso el candidato regional de la formación, Moreno Bonilla. El líder de Ciudadanos proponía además al PP que "en lugar de buscar culpables fuera, haga autocrítica de los recortes, la subida de impuestos o la corrupción" porque "hay muchos españoles que lo están pasando muy mal y que no pueden aguantar más soberbia e incompetencia".

Críticas del PSOE

Las palabras de Sanz han tenido también rápido eco en las filas socialistas. La candidata del PSOE, Susana Díaz, consideraba esta mañana "llamativo" que un cargo institucional como el delegado del Gobierno "entre en la batalla, en el cuerpo a cuerpo electoral", pese a que Sanz es además presidente del PP de Cádiz, provincia donde se celebraba el acto popular y que es habitual que los presidentes provinciales actúen de ‘teloneros’ del líder andaluz, al igual que ocurre también en el PSOE.

A preguntas de los periodistas en un acto en Coín (Málaga), la dirigente socialista ha asegurado que esas declaraciones se enmarcan en la pugna por un mismo electorado de derechas. No obstante, ha apuntado que "no es aconsejable" esa intromisión institucional, ya que "hay otros dirigentes del PP para hacer eso, para pelear por ese mismo espacio electoral".