Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA DEL SOCIALISMO

Sánchez destituye al líder del PSOE en Madrid

El secretario general aparta a Tomás Gómez y nombra una gestora ante el "deterioro" de la imagen del partido

El líder del PSM acusa al jefe de la oposición de "antidemocrático" y anuncia que combatirá la decisión incluso en "los tribunales"

JUAN RUIZ SIERRA / MADRID

Tomás Gómez, durante su comparecencia de este miércoles, 11 de febrero, tras su destitución por parte de Pedro Sánchez.

Tomás Gómez, durante su comparecencia de este miércoles, 11 de febrero, tras su destitución por parte de Pedro Sánchez. / EFE / BALLESTEROS

La dirección del PSOE ha tomado este miércoles distancias de Tomás Gómez de la manera más drástica posible: destituyéndole como líder de los socialistas madrileños. El secretario general, Pedro Sánchez, se mostraba hasta ahora renuente a dar el paso, pero la investigación de la fiscalía y la polícia sobre el sobrecoste, en 41 millones de euros, de los trabajos de construcción del tranvía de Parla, localidad de la que Gómez fue alcalde entre 1999 y el 2008, ha provocado que le dejara caer, cesando a toda la dirección de la federación y nombrando a una gestora en su lugar.

El ya exlíder del PSM no se encuentra entre los miembros del consistorio para los que la fiscalía pide su imputación, porque el aumento presupuestario del tranvía se votó un día en el que él estaba visitando varios colegios, pero la dirección del PSOE señala que los motivos obedecen a su responsabilidad política, no penal. Pero la batalla no ha hecho más que comenzar. Poco después de conocerse la decisión, el propio Gómez ha comparecido para tacharla de "antidemocrática", acusar a Sánchez de "subirse al caballo de la derecha" debido a la "debilidad de su liderazgo" y anunciar que está dispuesto a acudir a los tribunales.

En rueda de prensa tras la reunión de la comisión permanente que ha aprobado la destitución de Gómez, el secretario de organización, César Luena, ha dicho que no dudaba de su "honorabilidad". El número dos del PSOE ha explicado que la medida no obedece a un solo hecho, el tranvía, sino a varios. Entre ellos, la división en el seno del PSM. 

"Durante los últimos meses hemos conocido informaciones que afectan al PSM, al tranvía de Parla y a la 'operación Púnica'También hemos conocido las dificultades orgánicas de municipios como Leganés, Parla y Aranjuez. Estos hechos perjudicaban al PSOE y deterioraban gravemente su imagen pública. Por eso suspendemos de sus funciones a la dirección del PSM y sus órganos de control", ha dicho el número dos del partido.

MENSAJE DE AUTORIDAD

Ante la rebelión de Gómez, Luena se ha mostrado contundente. "Las resoluciones de la dirección del partido se cumplen y se hacen cumplir", ha dicho primero. "Que no se nos olvide que el PSOE está dirigido por su ejecutiva federal. En el PSOE manda la dirección federal, manda Pedro Sánchez", ha añadido después.

Gómez y los suyos tienen una visión muy distinta. "El PSOE es un partido democrático. No manda el secretario general", ha dicho en la sede del PSM su secretaria de organización, Maru Menéndez. A su lado se encontraba Gómez, arropado por decenas de sus fieles. Entre ellos, el candidato al Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona.

Gómez ha tenido palabras muy duras contra Pedro Sánchez, a quien apoyó, frente a Eduardo Madina José Antonio Pérez Tapias, en la reciente carrera por el liderazgo socialista. En distintos momentos de su comparecencia, interrumpida constantemente por los aplausos de los militantes presentes, ha señalado que se ha enterado "por los medios" de su destitución y que solo después ha hablado con Sánchez, quien "en la debilidad de su liderazgo, se ha subido al caballo construido por la derecha", ya que, a su juicio, lo ocurrido con el tranvía de Parla solo tiene un responsable: el PP, que controlaba el Consorcio de Transportes de Madrid. El Ayuntamiento de Parla, ha continuado, no era "competente" para autorizar el sobrecoste.

EL REGRESO DE SIMANCAS

Lo que ha decidido Sánchez es que la federación madrileña sea gobernada por el momento por una gestora, al frente de la cual estará Rafael Simancas, diputado y exlíder del PSM. Formalmente, Gómez sigue siendo el candidato a las autonómicas de mayo, pero Luena ha dado por hecho que no lo será. Aun así, en aras de cumplir con el reglamento establecido, la comisión federal de listas será quien tome la decisión sobre la candidatura a la Comunidad de Madrid, donde el PSOE corre el serio peligro de acabar como tercera fuerza, tras el PP y Podemos. Entre los posibles sustitutos de Gómez como cartel electoral se encuentran el propio Simancas, el exministro Ángel Gabilondo José Cepeda, que dirigió la campaña de Sánchez para alcanzar el liderazgo socialista.

La relación entre Sánchez y Gómez ha sido históricamente mala. Cuando este se enfrentó a José Luis Rodríguez Zapatero, que quiso relevarle sin éxito en favor de Trinidad Jiménez, el actual secretario general del PSOE se alineó con la exministra. Después, ya pasadas las autonómicas del 2011, el propio Sánchez sonó como sustituto de Gómez. Pero más tarde, tras la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba como líder socialista, todo cambió. Gómez, al igual que la mayoría de barones, apoyó a Sánchez con ahínco, y este le devolvió el favor dándole un puesto en la ejecutiva. 

"Esto está muy lejos de haberse acabado. Probablemente no ha hecho más que empezar. Le dije 'no' a un demócrata como José Luis Rodríguez Zapatero y le digo 'no' a Pedro Sánchez por una decisión no democrática", ha concluido Gómez.