Aznar: "¿Dónde está el PP? ¿Aspira a ganar?"

El expresidente arenga a los suyos a que batallen por el centro y la derecha

Afirma que los separatistas buscan solo "una Catalunya mutilada y dividida"

Rajoy, flanqueado por Cospedal y Aznar, ayer, en la primera jornada de la convención del PP.

Rajoy, flanqueado por Cospedal y Aznar, ayer, en la primera jornada de la convención del PP. / JOSÉ LUIS ROCA

2
Se lee en minutos
PATRICIA MARTÍN / MADRID

José María Aznar reapareció ayer, tras años de tensiones con Mariano Rajoy, para erigirse en una especie de Pepito Grillo del PP. "¿Dónde está el PP?, ¿Aspira a ganar las elecciones?", preguntó el expresidente del Gobierno en la convención nacional del partido, ante el actual jefe del Ejecutivo, su Gobierno, la cúpula popular, así como su basto poder territorial. Aznar no se privó de lanzar dardos contra la forma en que Rajoy dirige el Gobierno y PP. El presidente de honor del partido arengó a los suyos para que despierten y recuperen el terreno perdido con una fórmula similar a la que utilizó él cuando refundó el PP: atendiendo a las esencias del partido que atraen el voto conservador, pero peleando por un centro político que Aznar consideró abandonado por el PSOE.

El expresidente dejó en un discurso de 35 minutos decenas de titulares, que fueron comentados por sus compañeros en los pasillos, que previamente le arroparon con un gran aplauso puestos en pie. "España necesita más PP, un PP que esté y que se note que está", señaló, tras recetar a Rajoy en varias ocasiones que "recupere y reivindique la política" y que "no desprecie ni a los desanimados ni a los que recelan" del Gobierno. Para recuperar la España moderada, el expresidente recomendó "sumar, sumar y sumar". "La centralidad no se gana a costa del proyecto, sino gracias a él [...]. Crecer no es desplazarse, es estar donde se estaba e ir a sitios nuevos", alertó.

Y para salvaguardar los principios conservadores, reclamó dureza tanto contra los "separatistas" como contra los "populistas". Dando ejemplo, consideró que Artur Mas (al que no citó) solo quiere una "Catalunya mutilada y dividida", porque solo así "conseguirá imponerse". Frente a la estrategia nacionalista, Aznar pidió a su partido que hable "de la Catalunya plural y con la Catalunya plural", pero sin rendirse ante "ningún tipo de órdago o chantaje".

ATAQUES A LA IZQUIERDA

Noticias relacionadas

Aznar también sacudió a los partidos de izquierda, espectro en su opinión dividido en tres patas: "los que han decidido hundir su propio barco, los que están en la inopia y los populistas". "No se trata de apelar al miedo, sino a la ambición de hacer un país mejor para todos", reivindicó. Aun así, consideró que partidos como Podemos, al que no citó, solo proponen un "viaje de revancha" que conduce "a la destrucción de los consensos".

Aznar se despidió pidiendo a los suyos que cuenten con él, porque él ha estado, dijo, "donde siempre". Previamente, Esperanza Aguirre ahondó en la necesidad de que el PP se "rearme ideológicamente", mientras que María Dolores de Cospedal pronunció un discurso más convencional, en el que reivindicó "la estabilidad, confianza y unidad" que representa su partido.