18 sep 2020

Ir a contenido

Se suicida en un hotel de Bilbao una imputada en el 'caso Gürtel', casada con un portavoz del PP

La Ertzaintza confirma la muerte de María del Mar Rodríguez Alonso, esposa del senador Burgos Beteta

AITOR UBARRETXENA / SAN SEBASTIÁN

María del Mar Rodríguez Alonso, imputada en el 'caso Gürtel', ha sido hallada muerta este martes por la tarde en una habitación de un céntrico hotel de Bilbao. Aunque habrá que esperar a la autopsia para determinar las causas exactas de la muerte, la principal hipótesis de la Ertzaintza es que se trata de un suicidio. Estaba casada con uno de los portavoces adjuntos del PP en el Senado, Tomás Burgos Beteta.

Rodríguez Alonso, bilbaína de origen pero residente en Madrid, fue administradora única de la sociedad su empresa MR&Asociados SL, dedicada al mundo de la comunicación y organización de eventos, alguno de cuyos contratos ha sido objeto de investigación en la red de la trama 'Gürtel'. Era una de las 43 personas que el juez Pablo Ruz imputó en su auto del 26 de noviembre del 2014. La Fiscalía Anticorrupción la acusó de prevaricación, falsedad en documento mercantil y malversación de caudales públicos. La Fiscalía pedía para ella dos años y nueve meses de cárcel.

El juez Ruz rechazó la semana pasada su recurso contra un primer auto de acusación, fechado en octubre, y mantuvo que Rodríguez utilizó presuntamente su empresa como tapadera para ganar un contrato con el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón que finalmente ejecutó el grupo de Francisco Correa.

El pasado mes de noviembre, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional rechazó levantar al PP su imputación en el 'caso Gürtel' como responsable civil, al considerar que pudo beneficiarse de las comisiones que cobraron alcaldes miembros la trama y que "tuvo que tener conocimiento de aquellos dispendios". El PP había recurrido la decisión porque consideraba que no había indicios para establecer "un nexo causal entre las actuaciones ilícitas presuntamente realizadas por los imputados y el supuesto beneficio ilícito del partido", aunque sus argumentos fueron rechazados por la sala.